Querido profesor de yoga: gracias.

Un buen profesor de yoga te lleva hacia los adentros, te sacude por dentro, te lleva al lugar de las respuestas en tu propio interior y, literalmente, te hace volar.

Hoy quiero agradecerles a todos los maestros que he tenido, incluso a aquellos en cuyas clases haya penado, me haya cabreado o haya acabado llorando.

Agradezco de corazón a los maestros que me enseñaron yoga. Pero quiero agradecerles aún más, a las maestras que en los últimos años están tocando mi corazoncito. Con ellas, rara ha sido la clase de yoga que ha dejado indiferente. Gracias.

Si te sientes agradecido por las sensaciones y emociones que despiertan tus profesores en ti durante la práctica, etiquétales o envíales este post. Que sepan lo mucho que significan para ti.

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

¡Practica conmigo el yoga que realmente necesitas!

Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas