Cómo aprenderse los chakras fácilmente

viñeta de yoga, yoga

Chakras YoguineandoT

Seguramente el sánscrito no sea tu primera lengua así que no es de extrañar que encuentres cierta dificultad en aprenderte el nombre de las posturas en yoga o de los chakras.

Hace poco decidí que mi aprendizaje como yoguini sería mucho más fructífero si empezaba a ponerle empeño a esta lengua y pensé en que era necesario encontrar una forma lo menos dolorosa posible para aprendérmelos. En seguida deseché la idea de memorizarlos a la fuerza, porque además de ser una manera poco fructífera, es muy fácil que acabes tomándole manía al yoga o a los chakras, cuanto menos. Así que decidí probar con el método de la asociación, ¿a qué palabra en español se parecen estos nombres? Y así salieron los resultados que presentaré a continuación. Recuerda que los chakras comienzan de abajo a arriba, aunque estoy segura de que la viñeta la habrás leído de arriba abajo (yo también lo hago).

Muladhara chakra
“¿Me lo dará o no me lo dará?”

Se trata del chakra raíz, es de color rojo y se sitúa en el perineo en los hombres y en la cérvix en las mujeres. Ejerce una gran influencia sobre los órganos reproductores y excretores, las glándulas reproductivas y las secreciones hormonales. Este chakra está directamente conectado con la nariz y el sentido del olfato por lo que se relaciona con nuestros instintos animales.
¿Cómo aprendérselo? En el chakra raíz es donde kundalini emerge. Se trata de una energía latente, como una serpiente dormida que se despierta no sólo con la meditación sino también durante el acto sexual y el orgasmo. Quieres que esa persona que te gusta o quizá tu pareja te despierte el kundalini “¿mulodará o no mulodará?”

Svadhisthana chakra
“Esta va sin nada…”

El segundo chakra es de color naranja y está situado cerca del ombligo, muy cerca del primer chakra. Se asocia con la lengua y el sentido del gusto.  Este chakra define cómo conectamos con otros y cómo nos relacionamos.
¿Cómo aprendérselo? Cuando te pones una camiseta corta enseñando la tripa, ¿qué es lo primero que te diría tu madre? Svadhisthana o “esta va sin nada”. Esto ayuda a asociar este chakra con las relaciones que mantenemos con el mundo. Eso sí, sólo tu segundo chakra y tú elegís cómo reaccionar a este tipo de comentarios…

Manipura chakra
Tempura chakra

El tercer chakra es amarillo y está situado entre el ombligo y el corazón por lo que está asociado con el plexo solar. Está conectado con los ojos y la vista.
¿Cómo aprendérselo? Por su localización se relaciona íntimamente con el proceso digestivo y la asimilación de la comida. A todos los encanta la tempura pero los rebozados no siempre sientan bien… ¡cuida tu tempura chakra!

Anahata chakra
El chakra de Ana

El cuarto chakra es de color verde y se sitúa en el pecho. Por su localización se relaciona con el corazón, el sistema respiratorio y el timo. Está conectado con las manos y el sentido del tacto. Es el chakra responsable de las emociones de amor y odio.
¿Cómo aprendérselo? Ana es un nombre muy común, todos tenemos a una Ana en el corazón o al menos, alguna persona con este nombre que nos cae bien.

Visuddha chakra
“Me la suda”

El quinto chakra es de color azul y se sitúa en la garganta. Se asocia con el plexo cervical y la glándula tiroides. Está conectado con las orejas y el sentido del oído, la garganta y la expresividad. Su función es la de mantener el cuerpo y la mente puros.
¿Cómo aprendérselo? Visuddha chakra regula la externalización de nuestros pensamientos y emociones por lo que consideré que “Me la suda chakra”, aunque viola el principio de ahimsa o no violencia, se parece a Visuddha, refleja claramente la función de expresividad de este chakra y es fácil de recordar.

Ajna Chakra
La tía Ajna

El sexto chakra se localiza en el entrecejo. A los chakras situados más arriba de la garganta se les relaciona con una mayor inteligencia. Ajna chakra opera en conjunción con el bulbo raquídeo y la glándula pineal.
¿Cómo aprendérselo? El sexo chakra es el tercer ojo a través del cual se puede percibir un mundo más sutil. Todos hemos conocido alguna vez a ese personaje místico, quizá una tía, una amiga de tu madre o la mujer de la herboristería que para nosotros ha representado siempre la espiritualidad, la intuición, la conciencia. Es la tía Ajna, el tercer ojo que todo lo sabe y todo lo ve.

Sahasrara chakra
“Serás rara…”

El séptimo y último chakra es de color violeta y está situado en la coronilla. Se asocia con la glándula pituitaria. Es donde kundalini es activado completamente y el estado energético más alto es alcanzado.
¿Cómo aprendérselo? Por su localización y función, Sahasrara chakra es el chakra donde se llega al punto más álgido de la espiritualidad. Su nombre recuerda a la despectiva frase de “Serás rara…” que tantas veces escuchamos cuando comentamos que practicamos yoga, ante el miedo o rechazo que la espiritualidad despierta en algunas personas.

Básicamente todas estas asociaciones me ayudaron a relacionar el nombre del chakra con su localización y función. Algunos son políticamente incorrectos pero precisamente estos son los que más me hicieron reír y los que más fácilmente recuerdo.

Espero que te hayan ayudado, si tienes otras ideas para no olvidar ninguno de los chakras te animo que a dejes un comentario más abajo 🙂

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

DSC_4875blanco

Imán decorativo para tu frigorífico

¿Te gustaría adquirir productos Yoguineando? Échale un vistazo a nuestra tienda online, tenemos cosas super chulas. No necesitas registrate, sólo haz tu pedido y ¡disfruta de Yoguineando en casa!

También puedes seguirnos en Instagram, Pinterest o Facebook.

Yoguineando, aprendiendo a ser principiante en yoga

estilos de yoga, posturas de yoga, viñeta de yoga

Todos hemos sido principiantes en algo alguna vez. Conocemos esas primeras sensaciones de cosquilleo en el estómago al empezar algo nuevo que crees que te puede gustar. Esa inyección de motivación pero también las etapas siguientes de estancamiento y abatimiento al no cumplir con las expectativas que nosotros mismos nos imponemos. El yoga, a pesar de su esencia puramente anticompetitiva, también nos hace pasar por cada una de estas etapas.

Cuando te hablan del yoga sin haberlo probado, despierta tu curiosidad, te preguntas si llegará a engancharte o será una de esas cosas que están de moda y que acabas dejando… Con entusiasmo e ilusión comienzas a practicar permitiéndote errores y meteduras de pata porque, al fin y al cabo, eres principiante. Y esa seguridad al permitirnos hacer las cosas mal al principio son las que nos hacen brillar y sobrepasar nuestras expectativas, pero lo disfrazamos de “suerte del principiante”. Es entonces cuando empezamos a tomárnoslo en serio, porque ya nos hemos enganchado, ya nos hemos convencido de que podemos ser buenos en algo. Este es el momento en el que deja de ser divertido. La autoexigencia sube y con ello las posibilidades de fracasar con nosotros mismos. Entonces oleadas de sentimientos negativos acuden a nuestra cabeza al mínimo tropiezo: inseguridad “no eres tan bueno como creías”, frustración “con lo bien que ibas…”, tristeza “esto no es lo tuyo”, miedo “nunca serás bueno en nada…”.

En el tiempo que llevo trabajando en el estudio de yoga, me he encontrado con todo tipo de principiantes. Aquellos que aceptan como verdadero cualquier palabra que diga el profesor, aquellos que dudan de todo, que no se enteran de nada y no vuelven nunca más. De todos estos, los primeros llegan a la recepción casi disculpándose por venir, “perdona, nunca he probado yoga, ¿crees que puedo hacer esta clase o será muy difícil?” “habrá más hombres a parte de mí, ¿no?” “¿el resto de estudiantes son más jóvenes que yo?”. Los escépticos, por su parte, se aferran al mito de que el yoga es gimnasia para mayores y se meten directamente a una clase avanzada de yoga dinámico y salen escaldados diciendo “¿pero el yoga no era sólo meditación y relajación?”.

relajacion recotado

Si consigues superar esta etapa, encontrarás un momento de paz al descubrir que realmente has progresado, quizá no tanto como esperabas, pero te has dado cuenta de que estás aprendiendo. Entonces comienza el verdadero camino. Ese camino donde te estarás comparando constantemente con los demás. De esas comparaciones saldrás muchas veces mal parado y, otras recibirás una inyección de autoestima suficientemente grande como para darte un empujón.

quisiera empezar yoga

A veces no vamos a clase de yoga por no enfrentarnos a nosotros mismos y nuestras limitaciones. Sé valiente, déjate el ego fuera y entra a clase.

Pero ambas situaciones no son siempre justas, ya que somos nosotros los que juzgamos nuestra práctica y seguimos siendo principiantes. O peor aún, dejamos que los demás determinen si somos o no verdaderos yoguis.

No olvidemos que en yoga no tenemos que ser “buenos”, simplemente hay que practicar. Tú pones tus límites y tú decides cuándo llevar tu práctica al siguiente nivel. El objetivo del yoga no es estirarse como un chicle o conseguir levantar a tu tío Antonio de 150 kg para demostrar a la familia lo fuerte que estás. La meta del yoga es ser mejor persona y tener una convivencia feliz contigo mismo y con el resto del mundo.

La mala noticia en yoga, es que serás eternamente estudiante y por mucho tiempo principiante. La buena noticia es que no estás solo.

Raja Bhujangasana YoguineandoT

En Yoguineando pretendemos acompañarte en tu camino de principiante con viñetas de humor. Nuestro objetivo no es sólo el de inspirar sino también el de apoyar al yogui relativizando, ironizando y parodiando el yoga con el fin de que el practicante se identifique con los sentimientos positivos y negativos que conlleva esta disciplina.

Artículo publicado en la revista Proyecto Khalo escrito por Julia Arteaga (Yoguineando).

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

DSC_4875blanco

Imán decorativo para tu frigorífico

¿Te gustaría adquirir productos Yoguineando? Échale un vistazo a nuestra tienda online, tenemos cosas super chulas. No necesitas registrarte, sólo haz tu pedido y ¡disfruta de Yoguineando en casa!

También puedes seguirnos en Instagram, Pinterest, Facebook o YouTube.

Copyright © Todos los derechos reservados

Guía completa de yoga en Londres

estilos de yoga, Formación de profesores, yoga en londres

guia-de-yoga-en-londres2

Los yoguis y yoguinis en España nos quejamos con frecuencia de que, aunque ahora el yoga está de moda, sigue sin tener una aceptación plena en nuestro país. Todavía escuchamos miles de tópicos acerca del yoga (“eso es una secta” o “hay que ser muy flexible”). Gente que se escuda en excusas para no probarlo . Como consecuencia, la oferta de yoga en nuestro país es pobre y escasa.

Por ello, los estudios de yoga se ven obligados a tener horarios reducidos y a impartir clases de estilos de yoga “general” u ofrecer prácticas muy básicas para dar la oportunidad a gente principiante a iniciarse en el mundillo. Sin embargo, para los veteranos en esta disciplina, resulta frustrante no poder avanzar en grupo o tener la oportunidad de probar otros estilos sin tener que salir de nuestro país.

En estudios de ciudades grandes como Madrid y Barcelona, me he encontrado que pocos centros ofrecen algo más allá del Hatha y Ashtanga. Incluso, muchas veces, ante la gran ignorancia sobre yoga del mercado al que se ofrecen, se ven obligados a anunciar los estilos que se imparten como yoga físico o yoga mental, puesto que si un novato ve clases de “Jivamukti yoga” o “Anusara yoga” piensa que va a recibir una clase de yoga en japonés, cuanto menos.

Estas son las principales razones por las que el año pasado decidí mudarme a Londres . Estuve viviendo allí nueve meses y trabajé en un estudio de yoga durante 6 de ellos. Fue la experiencia más enriquecedora de mi vida. Aunque me quedaron muchos sitios por ir, clases por probar y profesores por descubrir, hay algo que me quedó claro: España está muy atrás en cuanto a yoga respecto al resto de Europa.

Esto es lo que encontré y aprendí sobre yoga en Londres:

una-espaola-en-londres-yoguineandot

Estilos

En Londres hay tantísimos estilos de yoga que aún pocos días antes de volver a España me descubrieron uno del que jamás había oído hablar. Ni siquiera sabían explicarme en qué se caracterizaba y es que se puede hablar de yoga, pero no lo entiendes hasta que no lo pruebas.

Aparte de los  míticos Hatha, Ashtanga, Mysore o Vinyasa Flow puedes encontrar clases de Rocket, Dharma, Quantum, Forrest, Yin, Yogasana, Anusara, Nidra, Acro, Yin-Yang, Power, Restaurativo, Iyengar, Scaravelli, Kundalini, Kriya, Qigong,  para embarazadas, para niños y meditación, entre otros. Y todo eso a diferentes temperaturas: normal, warm (templado), hot (36 grados) o Bikram (42 grados) y en todos los niveles: principiante, intermedio, avanzado o abierto a todos.

Estudios

Por supuesto, en Londres hay estudios de yoga a patadas y abren uno nuevo casi cada día. Encuentras de todo, pero sólo unos pocos sobreviven a lo que ellos llaman “crisis”.

Sin duda, mi favorito es Yotopia, donde estuve trabajando y del que haré un post específico más adelante. Está situado en Covent Garden y además de ofrecer muchos de los estilos que he nombrado más arriba, tienen una plantilla de recepción y profesores envidiable. Hacen que Londres ya no te parezca esa ciudad enorme e impersonal. Cuando comienzas a ir a clase en Yotopia entras a formar parte de una comunidad de yoguis tan acogedora y encantadora que no te quieres marchar nunca.

Cuenta con profesores de renombre con una larga experiencia de yoga a sus espaldas. Un estudio totalmente equipado con duchas, toallas, esterillas, accesorios y dos salas para las clases (una templado y otra caliente) para que lo único que necesites para practicar sea tu cuerpo y tu voluntad.

Otro gran estudio es Indaba. Está algo más apartado pero sigue siendo céntrico. Lo que más caracteriza a este estudio son sus workshops. Indaba nos sorprende siempre trayendo profesores internacionales, no sólo los típicos Instayoguis con millones de seguidores, sino también eminencias como el maestro Dharma Mittra, entre otros. Este estudio hace que el “yoga de élite” esté algo más cerca del “yogui de a pie”.

Por último, el estudio más famoso pero no necesariamente el mejor es Triyoga. Tiene varios centros repartidos por Londres: Soho, Camden, Chelsea y Covent Garden. Este último es prácticamente inexistente ya que se imparten unas pocas clases a la semana. El de Chelsea es amplio y diáfano. El centro de Soho, sin embargo, deja muchísimo que desear. Se encuentra dentro de un centro comercial muy bonito pero el local es viejo y destartalado. Por último, el de Camden es precioso, con una decoración en madera que te da la sensación de estar duchándote en una cabaña. Y las cuatro habitaciones para las clases son espaciosas y están completamente equipadas. Triyoga tiene clases de absolutamente todos los estilos y prácticamente a todas horas. No obstante, el servicio, al ser un gran estudio es más frío e impersonal.

Horarios y precios

Una de las mayores ventajas que ofrece Londres en yoga es su flexibilidad de horarios y formas de membresía.

La clase suelta de yoga en Londres (el llamado drop in) suelen ser £16. No obstante, siempre tienes opciones más ventajosas como bonos de 5, 10 ó 20 clases cuyos precios varían muchísimo según el estudio al que vayas.  Lo mejor, sobre todo si vives allí o vas de visita por un tiempo prolongado, es coger la Introductory Offer que suelen tener la mayoría de los estudios y que te ofrecen clases ilimitadas  por un periodo de tiempo más o menos largo (entre 2 semanas y un mes) por un precio casi español (entre £30 y £45).

Por supuesto, también hay clases de yoga gratuitas en Londres. Muchos estudios ofrecen lo que se llama Community Classes donde puedes tomar la clase sin pagar o dando un pequeño donativo destinado a ONGs. Otra opción es levantarte temprano para coger sitio en las tiendas de Lululemon para las clases gratuitas de los domingos.

Muchos estudios ofrecen Karma Yoga, que no es más que dar la oportunidad a sus estudiantes de prestar ayuda en los estudios a cambio de clases de yoga. Una buena opción para aquellos con tiempo y sin dinero.

Por otro lado, no encontrarás el horario y sistema de pago de clases de yoga que se da en España. No existe eso de elegir entre ir a clase los lunes y miércoles o los martes y jueves. O aquello de escoger entre una o dos clases por semana. Tú eliges cuando ir y pagas las clases que tomas. Tu mayor indecisión es si convertirte en miembro ilimitado del estudio de turno o coger un pack de clases que puedes gastar a tu antojo. Pero tú eres la única persona que decide cuánto comprometerse con su práctica.

El horario de los estudios de yoga en Londres es amplísimo. Abren a las 6.30 de la mañana como tarde y cierran a las 21.30. Tienen clases de lunes a domingo y sólo un par de días en Navidad los encontrarás cerrados. Incluso en Semana Santa o en días festivos abren, aunque su oferta sea menor.

Formación de profesores de yoga

¿Te gustaría hacer la formación de profesora de yoga y no sabes dónde? ¡Ya somos dos!  Cuando me mudé pensé que si Londres era la ciudad europea con más oferta en yoga, también sería la mejor para formarse como profesora. No estaba del todo en lo cierto…

En Londres tienes infinitas posibilidades en este aspecto. Decenas de estudios ofrecen sus formaciones, tienes diferentes modalidades y precios aunque por lo general  casi todos son de 200 horas comprimidas en un mes (les gusta mucho el fast learning, lo que entra en contradicción con la filosofía del yoga). Además, tienes que dejarte los ahorros que comenzaste a apartar desde la primera comunión, eso cuando no te ves obligado a pedir un préstamo. Y no estoy de broma. En Londres hay más profesores de yoga que estudiantes y muchos de ellos lo ven como una inversión (como debería de ser) sin darse cuenta de que no hay clases para tanto profesor. Y por ello, los estudios más famosos tienen los mejores, ya que suelen pedir un mínimo de 3 años de enseñanza continuada.

¿Precios? Muchos, el más caro que he visto valía £5000 y el más barato que encontré £2000, lo que al cambio hace que te eches aún más a temblar. Son precios que, en algunos casos, puedes regatear aunque no es lo habitual.

Eventos

A finales de octubre suelen celebrar el famoso Om Yoga Show que el año pasado se celebró en Alexandra Palace, una nave enorme situada en lo alto de una colina donde se pueden apreciar unas vistas increíbles de la ciudad.

Se trata de una feria de 3 días donde pagas una entrada dependiendo de los días que asistas y tienes derecho a visitar los stands y a asistir a algunas clases. Los profesores más famosos cobran aparte, pero si no deseas pagar ese precio, siempre puedes observar la clase desde fuera.

Hay miles de stands donde tiendas de ropa y accesorios de yoga, estudios, agencias de viajes de retiros y centros de formación de profesores proporcionan información al visitante.

También había otro apartado bastante grande dedicado a la espiritualidad, que personalmente no encontré nada atractivo pero que tenía su público.

Esta feria se celebra tres veces al año en diferentes ciudades de Reino Unido: Londres, Manchester y Glasgow. Para más información visita la web y no te lo pierdas este año.

A parte de esta feria, encontrarás siempre eventos de diferente escala a lo largo de todo el año como Yoga for Syria que se celebró el pasado abril. Solo tienes que estar atento a las redes sociales y siempre encontrarás algo nuevo.

En definitiva, ¿qué es para mí lo mejor del yoga en Londres respecto a España? Variedad de estilos, una cantidad desbordante de oferta  y, sobre todo, flexibilidad de horarios.

Aunque estoy convencida de que el yoga en España es maravilloso, Londres te ofrece tanto que si vas de visita no puedes desaprovechar la oportunidad de probar sus estudios y clases. Anímate a hacerlo y si tienes alguna duda, no dudes en preguntarme, estaré encantada de ayudarte.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Acroyoga en Valencia con David Barreto

acroyoga, yoga en españa

acroyoga en valenciaDavid Barreto (Deva) es un profesor de yoga con más de 20 años de experiencia. El flow con él es ir más allá de lo básico, se atreve siempre con posturas que vistas en él parecen imposibles de hacer pero que con su guía y un poco de paciencia en la práctica acaban saliendo. Deva empuja tus límites para llevarlos un poquito más lejos.

13568971_1134341909960391_809247624314200985_o

Lo mismo ocurre con sus clases de acroyoga. En ellas los principiantes son más que bienvenidos pero desde la primera clase saldrán habiendo practicado posturas intermedias, habiéndose enfrentado a sus miedos y con la gratificación de haber conectado con otras personas que al principio de la clase eran desconocidos y de pronto se han convertido en amigos.

acrocondeva

Durante la semana puedes practicar Vinyasa Flow con él los martes y los jueves, y acroyoga los miércoles en el parque de Viveros. Algunos fines de semana encontrarás talleres o jams suyos por toda España. Síguelo en Facebook para más info.

13567164_847302185414213_3172658769454361401_n

Deva crea comunidad y su hiperactividad y entusiasmo hace que proponga mil posturas, actividades y eventos nuevos para que el yoga en Valencia cobre un nuevo impulso. Así, los yoguis seguirán siéndolo, pero también volveremos a ser niños y jugaremos a volar.

¿Quieres ver más fotos de acroyoga con David Barreto y Julia Yoguineando? Haz click aquí.

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

DSC_4875blanco

Imán decorativo para tu frigorífico

¿Te gustaría adquirir productos Yoguineando? Échale un vistazo a nuestra tienda online, tenemos cosas super chulas. No necesitas registrate, sólo haz tu pedido y ¡disfruta de Yoguineando en casa!

También puedes seguirnos en Instagram, Pinterest o Facebook.

Clases de Dharma Yoga en Londres: Emi Tull

estilos de yoga, Profesores, yoga en londres

El Dharma Yoga es un estilo bastante particular. Fue creado por Dharma Mittra y se caracteriza por ser un yoga muy intenso y dinámico con posturas invertidas, muchas flexiones de espalda y equilibrios con los brazos. Generalmente es un tipo de yoga que despierta respeto en los estudiantes, sobre todo en los principiantes. Esto no quiere decir que no pueda hacerlo cualquiera.

Emi-Tull-Yoga-200x300En Londres podrás encontrar las mejores clases de Dharma Yoga en Yotopia con la profesora Emi Tull. Se imparten 5 veces a la semana y todas ellas suelen estar reservadas casi al completo. Las sesiones duran 90 minutos cuanto menos. Emi inicia la clase con un om colectivo y unas palabras dedicando nuestra práctica al ser querido que elijamos. Se suele cantar un mantra al ritmo de las notas que Emi toca con su armonio. Después se comienza la clase con un calentamiento seguido de una práctica cada vez más intensa. Una vez alcanzado el punto máximo y habiendo trabajado con cinturones, bloques y la rueda de Dharma,  se baja la intensidad y descansamos en savasana con el sonido del mar de fondo y las siempre sabias palabras de Emi. Finalmente cantamos algún mantra y nos despedimos con el consabido om.

12814505_466642616861292_2010570143943378805_nCada clase de Dharma yoga con Emi es una experiencia única. Nunca se repiten, siempre hay una postura increíble que intentar y aunque soy, con diferencia, su alumna menos flexible, en sus clases uno se siente siempre profundamente integrado y con algo que aportar. El sentimiento de comunidad entre los seguidores y alumnos de Emi es especialmente fuerte. En mi estudio trabajan más de 20 profesores distintos y nunca he visto a un profesor con una cantidad tan grande de alumnos regulares asistiendo religiosamente a todas y cada una de sus clases. A pesar de la intensidad de las sesiones, los estudiantes salen frescos como una rosa y rebosantes de energía, como si hubieran despertado del sueño más profundo y placentero de su vida.

 

Emi Tull nació y creció en Japón. Tiene como antecedentes la danza, las artes marciales y el yoga. Ha sido bailarina profesional en Nueva York durante 10 años. Después de conocer a Dharma Mittra,decidió dedicar su vida a este estilo de yoga y su enseñanza. Como profesora y persona, Emi es dulce y cercana, siempre disponible para resolver dudas, charlar o ayudarte. Durante sus clases, presta una dedicada atención a sus estudiantes, cuidando de las necesidades de cada uno. Con su personalidad y método de enseñanza no nos extraña que todo el mundo la adore y que sus clases estén siempre llenas.

13000340_485164195009134_4917850562419604257_n

Si quieres probar una clase con Emi te aconsejo que mires el horario de Yotopia y reserves un espacio. Los viernes por la mañana, después de la clase de Dharma hay una sesión gratuita de Chanting (cantos de mantras) con Emi. Ella toca con su armonio y trae las letras para cantarlas juntos. Estos cánticos son la guinda a una mañana yóguica completa y de lo más beneficiosa para tu cuerpo y mente después de una semana dura de trabajo.

Para más información, visita su  perfil en Facebook y no dudes en preguntarme.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Clases de yoga en Londres: Dylan Werner

acroyoga, Profesores, yoga en londres
QDRweb

Dylan Werner. Foto: dylanwerneryoga.com

Si te encanta el yoga, especialmente el acro, y tienes una cuenta en Instagram, probablemente ya conocerás a Dylan Werner. Se trata de un yogui americano que desafía las leyes de gravedad constantemente sin despeinarse o derramar una gota de sudor si quiera.

El verano pasado, cuando aún estaba barajando la posibilidad de mudarme a Londres, viajé desde España y pasé apenas 24h aquí solo para asistir a su workshop. Allí mi hermana y yo descubrimos que es un tipo cercano, gracioso y, lo más sorprendente, es un ser humano y ¡es real!

IMG-20150712-WA0001

Foto: Indaba Yoga

En sus clases, las explicaciones eran claras y directas, las poníamos inmediatamente en práctica y Dylan estaba pendiente de que todo el mundo entendiera bien el concepto. Las 3 horas de cada workshop se pasaron volando y en seguida podías ver que las claves que te acaba de dar suponían un progreso significativo en tu práctica.

Dylan se preocupaba de utilizar a diferentes alumnos como muestra para explicar los ejercicios y usaba el humor para aliviar tensiones y calmar los nervios de los elegidos. El resultado era una clase distendida pero implicada y divertida.

IMG-20150712-WA0005

Mi hermana y yo practicando variantes del pino con Dylan. Foto: Indaba Yoga.

El primero de los workshops fue sobre inversiones: pino sobre las manos, la cabeza, etc. Donde nos explicó cosas tan importantes como cómo colocar los brazos, el ángulo de los hombros, la alineación del cuerpo… Detalles básicos pero fundamentales para conseguir mediante la práctica mantenerte en equilibrio patas arriba. En el segundo workshop aprendimos las posturas de iniciación al acroyoga y algunas de sus variantes para aquellos que ya tuvieran algunos conocimientos.

IMG_20150716_153252

Las dos emocionadas cuando Dylan nos dijo que éramos sus primeras alumnas gemelas y añadió “Sois la pareja de acroyoga más bonica”.

Dylan vuelve a Londres este verano del 30 de junio al 3 de julio. Visita su página web para más información y si puedes, ¡no te lo pierdas!

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Eventos de yoga en Londres: Yoga for Syria

yoga en londres
IMG_20160417_115529

Clase de yoga en Yoga for Syria, en Londres. Foto @yoguineando

Ayer me invitaron a un evento de yoga ilimitado para los refugiados de Siria. Las clases tenían lugar desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde, con los mejores profesores de yoga de Londres, de los más variados estilos y en un lugar bastante especial: The Ugly Duck, cerca de London Bridge.

Las clases se daban en tres estudios distintos, el más bonito, sin duda, el de la foto que es el estudio de la planta superior. En la planta intermedia tenían varios stands con comida orgánica, tés y dos puestos más para comprar libros. Con la compra de los tickets podías entrar en varios sorteos, uno de ellos un viaje a algún país exótico de Asia.

La afluencia de gente era bastante grande y, aunque el sitio no estaba perfectamente condicionado para ello, creo que la intención del evento era lo suficiente buena como para que valiera la pena pagar la entrada y pasar un día genial en un ambiente lleno de yoguis y buenas energías.

Para más información sobre el evento y los profesores que participaron y demás visita www.yogaforsyria.com

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Clases de yoga en Londres: Acroyoga en Brixton

acroyoga, Profesores, yoga en londres

Aunque Londres es una ciudad con una grandísima oferta de clases y workshops en casi cualquier disciplina, los precios no siempre acompañan. A veces incluso la ley de la oferta y la demanda no parece aplicarse en esta ciudad.Así que en diciembre del año pasado me puse a buscar cursos de acroyoga o encuentros entre gente curiosa que quisiera practicar.

Jayme y Rick. Foto por Adam Gain www.upliftingstunts

Jayme y Rick. Foto: Adam Gain

Durante un tiempo nada de lo que encontraba me convencía, pero un día me topé con Jayme y Rick (Uplifting Stunts) en Facebook. Anunciaban un curso de acroyoga totalmente gratuito en Brixton. El alcalde de Londres, FreeSport y Coca-Cola hacían posible que este curso no nos costara ni un penique a nadie. Eso sí, había que solicitarlo corriendo y cruzar los dedos para que te tocara una plaza en uno de los dos cursos de 6 semanas. Además, este curso reservaba algunas plazas para discapacitados.

DCIM101GOPRO

Jayme y Rick

En enero me contactaron asignándome una plaza para el segundo curso y no puedo estar más contenta. Las clases son dinámicas, con juegos para romper el hielo y conocernos mejor. Algo muy importante pues todos sabemos que en acroyoga tocas pies, caderas, manos y piernas de gente que acabas de conocer, por lo que sentirse cómodo con los demás y generar un poco de complicidad es básico.

Jayme y Rick explican cada postura con todo lujo de detalles para que las podamos llevar a cabo de forma segura. Son divertidos y accesibles, ponen toda su atención en cada estudiante. Gracias a su metodología aprendemos a desarrollar fuerza para ser una base más segura así como a confiar en la persona que nos sujeta y a ser un buen flyer.

acroyogabrixton

Durante la clase de acroyoga. Yo soy la que está volando, la chica que hace de base es ciega y puedo decir que hubo una compenetración perfecta. Nos lo pasamos genial.

Además, el hecho de ver cómo el profesor y algún alumno llevan a cabo perfectamente la mayor parte de las posturas (algunas de ellas muy avanzadas) a pesar de sus limitaciones físicas, nos anima y ayuda a los demás a enfrentarnos a nuestros miedos y a disfrutar de nuestra práctica.

Para saber más sobre ellos visita Uplifting Stunts.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Clases de yoga en Londres: Josephine McGrail

Profesores, yoga en londres

Muchos apasionados del yoga que visitan Londres por negocios o por placer aprovechan la ocasión para asistir a alguna clase de yoga. En Yotopia, situado en pleno corazón de Covent Garden, recibimos estudiantes de todo el mundo. Así que desde Yoguineando, te aconsejamos algunos profesores y clases que no te puedes perder si decides pasar unas horas en Londres.

Josephine McGrail

Josephine McGrail Foto: http://www.josephinemcgrail.com

Josephine McGrail descubrió el yoga con 12 años pero no fue hasta mucho más tarde cuando decidió cambiar su carrera profesional de bailarina a tiempo completo a profesora de yoga.

Josephine enseña Ashtanga, Rocket, Yin, Kundalini y Hatha yoga. Cuando enseña cualquiera de estos estilos, anima a sus estudiantes a fluir de una forma libre, aceptando y abrazando aquello que podamos encontrar escondido en lo más profundo de nuestro ser. En Yotopia imparte principalmente Yin y, además, los miércoles tiene lugar una clase de yoga gratuita donde los estudiantes donan la voluntad que es destinada a organizaciones contra el cáncer.

He tenido la oportunidad de asistir a varias de sus clases y, hace poco, a uno de sus workshops. Se llamaba “Unlocking the 7 gates” (Desbloqueando las 7 puertas) donde aprendimos como identificar los chakras y a controlar la energía que fluye a través de los mismos. Fueron dos horas de investigación interior, consciencia del cuerpo y la mente y profunda relajación.

Sin duda, asistir a una clase con Josephine significa estar dispuesto a enfrentarte con tu yo más profundo, a gestionar tus emociones y a salir de clase con una energía renovada.

Si tenéis la oportunidad de conocerla, ¡no la dejéis escapar!

Más información en www.josephinemcgrail.com.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

¿Quieres ser una estrella del yoga?

estilos de yoga, Formación de profesores, Profesores, Salud, yoga en londres

yoguineando quieres ser una estrella del yoga copy

Con todo el boom de Instagram, el yoga se está volviendo un fenómeno de masas en el que la gente ya no practica yoga por amor a su cuerpo, su mente y la conexión que se produce entre ambos. Muchos buscan la fama y el reconocimiento social. Lo cual, si va asociado a la idea anterior de una práctica genuina, no tiene nada de malo teniendo en cuenta que un profesor de yoga también tiene que ganarse el pan. Los seguidores dan fama y la fama, da dinero. Pero, ¿el orden de los factores altera el producto?

Yo misma, cuando descubrí el yoga aluciné y el subidón fue tal que empecé a hacerme fotos de cada postura nueva que conseguía llevar a cabo (sin tener en cuenta la respiración, el calentamiento previo o la alineación) y las subía inmediatamente esperando likes, likes y más likes. No voy a mentir, aún lo hago. Pero el 90% de mi tiempo lo dedico a la práctica y al estudio del yoga. ¿No es más lógico aprender primero y ganar reconocimiento después? Las redes sociales pueden ser una buena forma de empezar y darse a conocer, pero considero que no hay que quedarse ahí. El yoga es una disciplina en la que uno es eternamente estudiante, así que es preferible dejarse el móvil a un lado y practicar, practicar y practicar.

En Londres he encontrado una oferta de clases de yoga tan amplia que aún después de 4 meses no me ha dado tiempo a probarlas todas. Vine creyendo que el estilo Ashtanga o Vinyasa eran mis preferidos porque me hacían sudar y cansarme, y descubrí que le Yoga Restaurativo es increíblemente beneficioso. Me quejaba de que en España son demasiado espirituales, cuando lo que pasaba es que yo necesitaba una buena dosis de diferentes estilos de yoga para opinar con propiedad.

Ya estoy mirando como loca cursos de formación de profesores de yoga pero hay tanta oferta de tan variadas características que probablemente no acabe nunca de decidirme.

Trabajo en un centro de yoga de recepcionista, para mí el trabajo ideal para estar en contacto directo con las personas que comparten la misma pasión que yo. Según iba conociendo a los profesores, les iba preguntando opinión acerca del mejor sitio para hacer mi formación. Lo primero que me preguntó la mayoría es “¿Cuánto tiempo llevas practicando?” y “¿qué estilo de yoga querrías enseñar?”, lo que me hizo dudar y preguntarme ¿realmente hace falta especializarse en uno desde el principio?

No sé si quiero enseñar, lo que quiero es aprender y, seamos sinceros, en ninguna clase, sea del estilo que sea, se puede interrumpir al profesor y preguntar “¿por qué estamos haciendo eso?” “¿Qué beneficios tiene esta postura?” o “¿Realmente lo estoy haciendo bien?”

Todos me dieron el nombre de distintas escuelas, me aconsejaron mandar emails y a partir del interés que pudiera expresar la escuela en mi solicitud sería más fácil descartarla a priori o no. Parece una tontería pero, ya lo he empezado a hacer y es sorprendente lo poco interesados que algunas escuelas están en vender y /o promover el yoga. A uno le mandé una retahíla de preguntas y me contestó “tus preguntas son extrañas, toda la información la puedes encontrar en nuestra página web”.  Era cierto pero, cómo me proporciones la información antes de inscribirme al curso dice mucho de cómo será la formación. El servicio al cliente tiene que ser tan exquisito como el trato al estudiante. Si de primeras no te intereso como cliente, no me querrás tampoco como alumno. ¿Acaso no nos inscribimos a un curso de formación para buscar respuesta a todas nuestras preguntas?

Descartado.

Solo uno, mi querido Luiz Veiga, me contestó tajantemente “No creo en los cursos de formación. Un curso de 200 horas no te va a enseñar nada que no puedas aprender tú sólo con la práctica y la guía de un buen profesor. Los textos y los materiales didácticos que se dan los puedes encontrar gratis en internet”. El suyo fue el mejor consejo: prueba todos los profesores que sean necesarios hasta que encuentres El Profesor. A partir de ahí, exprímelo como a una naranja y disfruta del camino.

Por tanto, ¿cuál es mi opinión acerca de cómo ser una estrella del yoga?

1) Aprende

2) Difunde

3) Y todo llega

“Practice and all is coming” K. Pattabhi Jois

 

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Yoga: ¿cómo saber cuál es el mejor estilo para ti?

estilos de yoga

Yoga como saber que estilo de yoga es mejor para ti

Seamos claros, no todos los estilos de yoga son para todo el mundo. Según algunos yoguis, los estudiantes de yoga occidentales se ciñen mucho a las asanas, a la práctica física como tal, obviando el conocimiento de ayurveda, que es “la ciencia de la vida” que te mantiene equilibrado.

Si solo buscas un cuerpo fibrado, unos buenos abdominales y un culo bonito, el yoga no es para ti

Busca un gimnasio o un deporte con el que realmente puedas conseguirlo. Si ese es tu principal objetivo, si lo que quieres es mantener una forma física determinada, el yoga no es una forma de conseguirlo. Para la mayor parte de los practicantes, es importante separar el yoga del mundo del fitness.

El yoga es una herramienta muy poderosa no solo para nuestro cuerpo sino también para nuestra vida, por lo que cubre la parte del aspecto físico pero si nos centramos solo en eso, nos estamos perdiendo gran parte de lo que nos puede aportar.

Hay personas que, siendo muy activas, utilizan el Vinyasa Yoga (yoga dinámico) para canalizar toda la energía de la que disponen. No obstante, realizar una práctica continuada de Vinyasa sin otra práctica consciente de mindfulness no logrará llevarte al equilibrio. Lo mejor en estos casos es practicar un Yoga Restaurativo, lo que permitirá “resetear” tu mente y te relajará profundamente.

Esto es muy importante ya que los expertos aseguran que cuando una persona no se encuentra en armonía consigo mismo, normalmente elige realizar actividades que lo alejan más de su centro

Por ejemplo, las personas ansiosas van a necesitar correr, mientras que las personas más sedentarias van a desear continuar sentadas creyendo que esto les va a relajar. Tienes que ser capaz de identificar como te sientes, de evaluarte y desde ahí elegir una práctica de yoga determinada. Por ejemplo, si vives en un lugar de clima tropical o muy caluroso, probablemente lo último que te apetezca sea una clase de Hot Yoga. Necesitarás, por el contrario, una práctica que contrarreste los efectos devastadores de ese clima extremo para mantenerte en armonía. Por ello, elegir un estilo de yoga que aparentemente no se ajuste a tu personalidad, puede significar darle a tu cuerpo lo que necesita para volver a su centro.

Prueba y experimenta pero, sobre todo, escucha a tu cuerpo y nota como se siente después de la práctica

Si aún estás ansioso o demasiado activo, puede que necesites cambiar de estilo de yoga. Si te encuentras decaído o desmotivado, quizá es un buen momento para aprender más acerca de los diferentes estilos de yoga y sus beneficios. De igual manera que nuestro humor no es siempre el mismo, es una buena idea elegir el estilo a practicar según lo que nuestro cuerpo nos pida en cada momento.

Yoga es una herramienta muy poderosa para armonizar nuestro cuerpo y nuestra mente. Sácale partido para encontrar tu centro.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Cómo influye el yoga en nuestro estado de ánimo

Salud

IMG-20150331-WA0007

Estudios científicos demuestran cómo el yoga funciona en nuestro organismo

Todos sabemos que el yoga tiene innumerables beneficios en nuestro cuerpo y nuestra mente. Sin embargo, hasta ahora no se había demostrado científicamente.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Medicina de Boston creen haber descubierto el secreto del yoga. En 2012, el doctor Chris Streeter publicó en le diario  Medical Hypotheses un artículo en el que aseguraba que el yoga regula el sistema nervioso incrementando el tono vagal, lo que, según la Enciclopedia de la Salud, es “hiperexcitabilidad del sistema nervioso parasimpático”, es decir, la habilidad de nuestro cuerpo de responder al estrés.

¿Qué es el tono vagal?

A muchos este término les sonará a chino, sin embargo, tenemos que saber que el nervio vago es el responsable de nuestro bienestar o malestar. Es el nervio más largo del cuerpo. Comienza en bulbo raquídeo y se extiende hasta las cavidades del tórax y abdomen, por lo que ejerce su influencia sobre el sistema respiratorio, digestivo y nervioso. Nuestra respiración, nuestro ritmo cardíaco y nuestra respiración, así como nuestra habilidad de responder a ciertos estímulos están directamente relacionados con este nervio.

¿Cómo podemos saber si nuestro nervio vago funciona correctamente? Lo sabremos si nuestros procesos digestivos mejoran, así como nuestra frecuencia cardíaca y sobre todo si tenemos un humor estable. También, cuando nuestro  nervio vago está en forma somos capaces de identificar cuando nos sentimos estresados y pasar rápidamente a un estado más relajado. Esto nos ayuda enormemente a afrontar los retos de la vida con energía, seguridad y compromiso. A esta capacidad podríamos llamarla “tono vagal alto”.

Por otro lado, un “tono vagal bajo” merma las funciones de nuestro cuerpo. Nuestro sistema digestivo trabaja peor, la frecuencia cardíaca aumenta y nuestro humor es impredecible e inestable. Este tipo de tono vagal está directamente relacionado con la depresión, desórdenes de estrés post-traumático y dolor crónico. No nos sorprende que sean éstas las condiciones que el yoga es capaz de mejorar considerablemente. Así lo aseguran los científicos.

Una de las técnicas que han comprobado que resulta muy beneficiosa es la respiración ujjayi pranayama, la cual aumenta la capacidad de respuesta a la relajación así como al control del ritmo cardiaco. Otro estudio inicial realizado sobre yogis experimentados demostró que cantar Om en voz alta incrementa el tono vagal y la relajación que la acompaña mucho más que haciéndolo en silencio para uno mismo.

Estudios de este estilo revelan cómo las diferentes posturas del yoga influyen sobre la psicología humana en diferentes formas. Así que, no lo pienses más y empieza a estimular tu nervio vagal con el yoga. Lo peor que te puede pasar es que te sientas estupendamente.

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Profesor de yoga: 7 pasos para la excelencia

Formación de profesores, Profesores

clase

Aunque siempre hemos oído eso de que lo importante para tener éxito es ser uno mismo, todos queremos ir más allá. Te aviso de que no existen fórmulas mágicas para ser un gran profesor, pero sí que hay infinidad de guías en Internet con claves prácticas para convertirte en un gurú del yoga.

Como resultado de un poco de investigación y un toque personal, aquí te presento una serie de características que he encontrado que los mejores profesores de yoga comparten:

  1. Gran afán por ayudar a los demás a crecer. Si tus clases se basan en un mero despliegue de posturas, acabarán por desmotivarse y fracasarás como profesor. Lo ideal es captar la esencia de tus alumnos, sobre todo aquellos que son más asiduos, y ayudarlos a mejorar su práctica y que sean capaces de ver su propio progreso. Eso les hará sentir increíblemente bien y siempre querrán volver a tus clases.
  2. Mucha práctica individual del yoga a tus espaldas. Es difícil enseñar algo que no has hecho previamente, así que es esencial que tengas una larga trayectoria practicando yoga de forma regular. Ser un buen profesor de yoga implica también haber pasado por crisis en tu práctica personal, saber como afrontar lesiones o momentos de estancamiento en el que el progreso parece no llegar nunca. Si hemos pasado por eso, sabremos como motivar a nuestros alumnos a afrontar bajones, pues forman parte de su crecimiento.
  3. Sentido del humor. La risa nos relaja, acalla el ego y cambia nuestra energía. A veces, en clase, estamos concentrados en conseguir hacer una postura que nos supone mucha fuerza mental y comenzamos a pelearnos con nosotros mismo con frases como “es imposible”. Si a eso le añadimos la (muchas veces inevitable) comparación con nuestros compañeros, nuestra autoestima puede verse mermada. En esos momentos, si el profesor nos deleita con un toque de humor, conseguirá rebajar nuestras expectativas y devolvernos al momento presente.
  4. Ser capaz de sentir la energía de los demás. Como profesor es importante que estés atento al momento que cada alumno está pasando. No es necesario que sepas leer las mentes ajenas, pero sí tratar de averiguar si se encuentran en problemas, puesto que el hecho de que un alumno encuentre una clase demasiado dura o que no se le haya prestado la debida atención puede hacer que no vuelva nunca más. Es imposible hacer felices a todos tus alumnos, pero poner un poco de atención en su práctica durante tu clase, puede marcar una gran diferencia. Muchas veces no cuesta nada corregir una postura con un sencillo gesto o dar unas mínimas palabras de aliento. Esto puede añadir un valor diferencial a tus clases y fidelizar a tus alumnos.
  5. Tener una voz agradable. Parece una tontería pero a veces ser un erudito del yoga o tener infinitos conocimientos acerca de anatomía o filosofía del yoga no te garantiza el éxito en tus clases si tienes una voz estridente incapaz de relajar a tu audiencia. La dicción en una clase de yoga es vital, por lo que trabajarla le hará a tus clases ganar en calidad.
  6. Ser auténtico. Hay muchos profesores de yoga que, con el fin de ganar más credibilidad, hacen creer a sus estudiantes que son más de lo que en realidad son. Aparentar ser un yogui/yoguini iluminado, vegano y hippie, hará sentir a tus alumnos que son poca cosa o que no son los suficientemente buenos. Cuando en realidad cualquier momento es bueno para hacer yoga. Atréteve a ser tú mismo en tus clases, a mostrar sus defectos y debilidades, esto les dará a tus alumnos un subidón de confianza que se traducirá inmediatamente en credibilidad hacia tu persona y tus clases.
  7. Convertir tus clases en un aprendizaje accesible. La historia, la filosofía y la teoría del yoga pueden llegar a resultar muy pesadas para una persona que se acaba de iniciar en el  mundo del yoga. Algo tan simple como el nombre de una postura en sánscrito puede ser una pesadilla para muchos. También la práctica puede hacerse muy cuesta arriba para un principiante si no somos capaces de comunicarnos de forma sencilla. Hacer de nuestras clases un aprendizaje accesible para todos supone ampliar tu mercado y abrir las puertas del yoga a todo el mundo.

Asiste a tantas clases como puedas como alumno y observa. Verás que ser buen profesor de yoga se reduce básicamente a estos 7 principios. Seguirlos requiere un esfuerzo pero los resultados se traducirán en una gran satisfacción personal.

¿Se te ocurre alguno más?

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también

Qué preguntas hacerte antes de elegir un curso de Formación de Profesores de Yoga

estilos de yoga, Formación de profesores, Profesores

 

frogs-1030283_960_720Hacer un curso de formación de profesores de yoga requiere de muchas cosas, pero sobre todo, tiempo y dinero. La investigación previa para decidir cuál es la mejor escuela para llevarlo a cabo nos absorbe demasiado de lo primero, por lo que una buena forma de ahorrar tiempo es hacernos las preguntas necesarias para recopilar la información que nos permita tomar la decisión correcta.

Antes de nada, tenemos que tener claro qué esperamos de este curso. Por qué queremos hacerlo y qué esperamos obtener con ello. Una vez tengamos claro cuál sería nuestro curso ideal de Formación de Profesor de Yoga, es hora de buscar información por internet o visitar cada escuela.

La oferta en todo el mundo es muy variada, hay  infinidad de opciones ahí fuera por lo que es importante hacernos con una lista de preguntas que esclarezcan todas nuestras dudas y nos permitan encontrar lo que estamos buscando. Cada escuela tiene su página web donde se te debe proporcionar la información necesaria para saber si descartar o no a priori su oferta.

Pero si prefieres ir más allá, puedes hablar cara a cara con los responsables del curso. Normalmente, cuando solicitas hacer la Formación de Profesores de Yoga, necesitas rellenar un formulario de inscripción y se te invita a una entrevista con el director del curso. Éste es el momento idóneo para hacerle las preguntas que te proponemos a continuación.

Información de la empresa

  • ¿Cuándo se fundó la escuela? ¿Cuánto tiempo lleva en funcionamiento?
  • ¿Cuántos estudiantes se han graduado?
  • ¿Cuántos de ellos realmente están dando clase actualmente?
  • ¿Es posible hablar con algunos de los actuales estudiantes?

Certificaciones

  • ¿Qué certificación voy a recibir una vez termine el curso de formación de profesores?
  • ¿Por quién está acreditado?
  • ¿Qué titulación tienen los profesores que imparten el curso?
  • ¿Tendré contacto con el director del curso una vez finalizado éste?

Curso de Formación

  • ¿Dónde se desarrolla el curso?
  • ¿Cuál es el máximo de estudiantes y cómo es de grande la sala donde se lleva a cabo la práctica?
  • ¿Cuánto dura el curso? ¿Cómo se reparten los módulos?
  • ¿Cuál es la estructura de los cursos? ¿Un fin de semana al mes, un mes intensivo, etc.?
  • ¿Existe flexibilidad en las opciones de pago? ¿Pago a plazos o descuentos por inscripción anticipada?
  • ¿Cuántas horas de enseñanza práctica se dedican en el curso?

Apoyo al nuevo graduado

  • ¿Se proporciona algún tipo de apoyo a los nuevos profesores de yoga una vez finalizado el curso? (Consejos de marketing, financieros, bolsa de trabajo, etc.)
  • ¿El estudio tiene más oferta de formación para postgraduados? (Yoga para embarazadas, para niños, etc.)
  • ¿Ofrecen algún servicio tan importante como el asesoramiento de cómo arrancar tu propio negocio?

Otras preguntas

  • ¿Qué tiene esa curso/escuela que no tienen los demás? ¿Cuál es su valor diferencial?
  • ¿Tienen especialistas en otros campos que complementen tu formación (osteopatía, medicina, ciencias del deporte, etc.)?

 

Las claves para encontrar tu curso ideal de formación de profesores de yoga son las mismas que para la práctica del yoga: perseverancia, determinación y paciencia.

Si estás seguro de que quieres ser profesor de yoga y hacer tu curso de formación  investiga, pregunta y decide.

¡Mucha suerte!

yoga-914517_960_720

Imágenes: Pixabay

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también