Qué son las contraposturas y para qué sirven

La primera vez que oí esta palabra pensé, por el nombre (contraposturas), que se trataría de posturas que jamás debes hacer (yo y sentido común -.-‘). Sin embargo, significa más bien todo lo contrario.

Las contraposturas son asanas que deberíamos hacer sin falta después de practicar una postura muy extrema o una serie de posturas no tan extremas pero que han puesto nuestra columna en la misma posición durante un tiempo prolongado. Antes de cambiar a otro tipo de posturas donde nuestra columna se va a colocar con una forma totalmente radical, debemos de practicar contraposturas.

Por ejemplo, si hemos hecho extensiones de espalda y queremos iniciar las flexiones o viceversa, necesitamos que nuestra columna vuelva primero a una postura neutral antes de llevar a la posición radicalmente contraria a la anterior. De esta forma, los discos intervertebrales se van a ajustando a las nuevas posiciones, se crea espacio y por lo tanto evitamos comprimir los discos.

Los vinyasas son excelentes secuencias transitorias para hacer que los discos intervertebrales se recuperen del esfuerzo anterior.

No obstante, si queremos incidir en este aspecto y asegurarnos una buena recuperación de nuestra columna, podemos realizar otras contraposturas.

Una postura ideal entre asanas contrarias es adho mukha svanasana o perro abajo ya que la columna se encuentra ligeramente en flexión y, realizada correctamente, nos permite alargar la columna ayudando a nuestros discos a devolverle la neutralidad que necesitan.

Balasana o la postura del niño es una postura de descanso que también se usa como contrapostura ya que crea espacio en la zona lumbar.

No obstante, no se recomienda hacer inmediatamente después de las extensiones de espalda ya que balasana es una flexión hacia delante suave, pero flexión al fin y al cabo. En estos casos, yo recomendaría pasar primero por vajrasana o la postura de la roca.

¡No la confundas con virasana o la postura del héroe! Ya que son posturas muy parecidas, en la postura de la roca, a diferencia de la del héroe, buscamos apoyar los glúteos sobre los talones para no dañar las rodillas.

Los vinyasas, adho mukha svanasana, balasana o vajrasana son ideas de contraposturas que te recomiendo realizar regularmente entre asanas de distintas familias para soltar tensiones, volver a la neutralidad, prevenir lesiones o simplemente tomarte un respiro.

El uso de las constraposturas es absolutamente terapéutico y notarás una gran diferencia en tu cuerpo cuando comiences a hacer un uso frecuente de las mismas. El yogui que llevas dentro de lo agradecerá y tus vértebras y sus discos, también.

Si te ha gustado este post, te encantarán mis recursos online.

¿Te ha gustado este post? ¡Comenta más abajo o comparte con tus yoguiamigos!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas