Juguetes de yoga: mi experiencia con Feet Up

Hace unos meses desde FeetUp me enviaron uno de sus juguetes para hacer el pino para probar y jugar con él. Fue un regalo de la marca para Yoguineando.

Es un artilugio de madera de haya acolchadito para el cuello y tiene la intención de dar tranquilidad y sosiego a los practicantes de yoga que no saben hacer invertidas. Si además sufren de problemas de cuello o pánico absoluto a ponerse bocabajo mejor que mejor porque FeetUp lo facilita todo. Este juguete les permite hacerlo sin riesgo para su salud y con la tranquilidad de que tienen un apoyo que les brinda estabilidad a tope para sus invertidas. El material del que está hecho, madera de haya, es más estable y fuerte que los materiales convencionales. Por otro lado, al no haber apoyo sobre la cabeza el riesgo de hacerte daño en el cuello mientras te inviertes es prácticamente inexistente.

Llevo años incorporando las invertidas (a pelo, sin FeetUp ni nada) en mi práctica habitual. Por lo que en un principio pensé que no era un producto para mí. Sin embargo, ahí lo dejé en un rincón durante un tiempo y lo fui usando de vez en cuando.

Cuál fue mi sorpresa cuando, al principio, lo usaba diariamente para mis “invertidas vagas” (aquellas en las que te apetece hacer el esfuerzo mínimo) para después comenzar a jugar con la posición de las piernas y darme cuenta que se podía trabajar muchísimo el core y la alineación sin tener que preocuparte de chafarte las vértebras o caerte. Obviamente, un mínimo de equilibrio y fuerza en los brazos has de tener para sostenerte. Incluso la puedes potenciar con ejercicios específicos. Pero me sorprendió comprobar que puedes sacarle partido a tu FeetUp tanto si eres principiante con las invertidas como si llevas tiempo practicándolas y las dominas.

La única desventaja que presenta, quizá, es que ocupa cierto espacio y tienes que estar seguro de que lo vas a usar a menudo para que te merezca la pena tenerlo.

No tengo código de descuento, no me llevo comisión por ninguna venta, no colaboro con ellos. Simplemente me regalaron el FeetUp y he escrito este post como agradecimiento.

¿Tienes alguna pregunta? ¿Te gustaría saber algo más sobre este juguete de yoga? ¡Déjame un comentario más abajo!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

2 comentarios en “Juguetes de yoga: mi experiencia con Feet Up”

  1. Hola Julia, yo lo tengo y me va genial , lo recomiendo al cien por cien, es practico y puedes hacer varios ejercicios.
    Seria mucho pedir que pongas un tutorial?.
    Mil gràcies por todo.

    1. Julia A. Yoguineando

      Hola María:
      Muchísimas gracias por tu feedback, ¡me apunto lo del tutorial para más adelante! A ver si puedo meterlo en algún hueco entre proyectos. Un abrazo grande 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

2 comentarios en “Juguetes de yoga: mi experiencia con Feet Up”

  1. Hola Julia, yo lo tengo y me va genial , lo recomiendo al cien por cien, es practico y puedes hacer varios ejercicios.
    Seria mucho pedir que pongas un tutorial?.
    Mil gràcies por todo.

    1. Julia A. Yoguineando

      Hola María:
      Muchísimas gracias por tu feedback, ¡me apunto lo del tutorial para más adelante! A ver si puedo meterlo en algún hueco entre proyectos. Un abrazo grande 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

3 claves para ganar equilibrio en yoga

Ganar equilibrio y volar sobre tu esterilla para una mayor paz mental ¿Para qué queremos equilibrarnos sobre los brazos, las piernas o miembros inverosímiles del