Ventajas del yoga online (hay una que no te imaginas)

Son muchas las razones por las que mucha gente no tiene acceso a unas clases regulares en un centro de yoga: trabajan por turnos, tienen custodia compartida o, como ha puesto de manifiesto la pandemia del Covid-19, les da miedo contagiarse o contagiar algo. Por esas u otras razones, estas personas han tenido que renunciar a una disciplina que puede mejorar su vida de forma exponencial y evidente. Pues bien, ahí está la tecnología al rescate. El yoga online ha supuesto una revolución para quienes están comprometidos con su bienestar y la filosofía Kaizen (mejora continua). Eso sí, no te lo voy a negar, al principio cuesta.

Cuando vivía en Londres me acostumbré a tener a mi alcance clases de cualquier estilo de yoga en cualquier momento en algún lugar a menos de una hora de donde estaba. Era el paraíso. De modo que, cuando volví a Albacete para cumplir mi sueño de convertirme en profesora de yoga, me di cuenta de todo lo que había renunciado. Y, con el embolao que supone comenzar un negocio de cero y el desamparo que sentí al dejar de tener el acompañamiento de mis profesores, descuidé mi práctica personal. Cuando ya no tienes una sesión de yoga programada en tu calendario, desaparece la obligación y ni te enteras.

Pero poco tardé en darme cuenta de que si iba a ser profesora tenía que ser de las buenas. Un buen profesor de yoga tiene una práctica regular y consolidada. No puedes predicar lo que no haces. Vale, pero en Albacete no tenía a mis grandes maestros de Londres ni mis estilos favoritos. Por un tiempo me conformé con una práctica personal basada en mis conocimientos como profesora y ocasionalmente alguna clase presencial con un profesor local que también tenía su aquel (de hecho, gracias a ellos acabé cogiéndole el gusto al hatha). Pero me negaba a hacer yoga online. Me parecía aburrido e innecesario. Además, requería de más fuerza de voluntad. Sin embargo, necesitaba imperiosamente inspirarme y aprender de otros. Así que no me quedaron más fosas nasales que intentarlo.

Me costó, pero cuando me di cuenta de que podía practicar yoga cuando quisiera, durante el tiempo que quisiera, elegir mis estilos favoritos e, incluso, practicar con mis maestros preferidos, ya no volví a una clase presencial, al menos no de forma regular. El yoga online me enganchó totalmente. Es como ir a un concierto cada vez que quieres escuchar el disco de tu grupo o cantante favorito. Esto te condenaría a escuchar sus canciones con mucha menos frecuencia que si, mientras esperas pacientemente a que llegue el concierto, disfrutas de su música plácidodomingamente en tu casa a través de un dispositivo durante el tiempo que quieras, tantas veces como quieras.

Ventajas del yoga online

  • Puedes encontrar cualquier estilo, ¡malo será que no te apañe ninguno!
  • Tienes a tu disposición casi cualquier profesor; hoy en día es raro el maestro que no ofrece sus clases en la red.
  • Tienes sesiones de todas las duraciones posibles: puedes pasarte la tarde haciendo yoga o aprovechar 5 minutos libres.
  • Es más fácil gestionar el tiempo y practicar cuando quieres, ya que en muchos casos puedes descargar la sesión y hacerla offline.
  • Igualmente, puedes practicar en cualquier parte.
  • Si estás en casa, no te tienes ni que vestir: puedes hacer yoga con ropa de estar por casa, en pijama o incluso en pelotillas.
  • Puedes practicar en presencia de tu familia, incluyendo mascotas, que siempre están dispuestas a acompañarnos y practicar con nosotros (¡a su manera!).

En definitiva, el yoga online al principio tira pa’atrás por perder el aspecto social. Pero ten presente que el yoga tiene un carácter introspectivo muy importante, y el hecho de practicar en casa lo facilita. A yoga no vamos a socializar con otros (para eso tienes el acroyoga), sino con nosotros mismos. Cualquier elemento que favorezca el viaje hacia dentro es bienvenido. Y en ese punto, el yoga online promueve una práctica en un entorno conocido y familiar, como es nuestro hogar, que ayuda a conectar con nuestro yo interior, reforzando así los beneficios esenciales del yoga.

Y tú, ¿qué más ventajas le ves al yoga online? ¡Te leo en comentarios!

Y si te animas a practicar yoga online, recuerda que tienes muchísimas clases gratuitas en mi canal de Youtube. ¡Además de una escuela online consolidada con una tribu maravillosa!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

¡Descarga el pack de mini clases «Teletrabaja a gustico»!

¿Trabajas todo el día delante del ordenador? Esta serie de 5 mini clases de yoga (una para cada día de la semana laboral) de entre 13-19 minutos es ideal para hacer antes de trabajar, durante tu break o después de tu jornada laboral. 

¡Haz el yoga que realmente necesitas!

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Julia Arteaga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@yoguineando.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Entradas relacionadas

El yoga mejora la memoria

De sobra es sabido que el yoga es una disciplina que cambia tu vida en muchos aspectos. Uno de los grandes beneficios de practicar yoga