Cuando los yoguis se enfadan…

yoguis calmaditos YoguineandoT

Cuando te conviertes en un yogui consolidado no se te permite quejarte de la vida lo más mínimo, ponerte nervioso, ansioso, impaciente, impertinente o triste. Y si lo haces, ni se te ocurra exteriorizarlo porque la reacción de los demás y su respuesta te hará ponerte aún más nervioso, ansioso, impaciente, impertinente o triste.
Es cierto que el yoga nos enseña a manejar nuestras emociones, nos da herramientas para controlar nuestra respiración y nos hace ver la vida de otra manera. Pero seguimos siendo personas con sus fallos, sus errores, meteduras de pata y a veces mandamos al pijo todas las reglas yóguicas y nos quejamos de todo y nos dejamos llevar por los berrinches más dramáticos.
Reivindica tu derecho al pataleo y a tener un hombro donde llorar de vez en cuando. Nadie dijo que ser yogui significara ser perfecto.
Om Shanti Shanti Requeteshanti.
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!newsletter YoguineandoTQuiero suscribirme

 

Copyright © Todos los derechos reservados

 

Deja un comentario