Cuando los yoguis se enfadan…

Cuando te conviertes en un yogui consolidado no se te permite quejarte de la vida lo más mínimo, ponerte nervioso, ansioso, impaciente, impertinente o triste. Y si lo haces, ni se te ocurra exteriorizarlo porque la reacción de los demás y su respuesta te hará ponerte aún más nervioso, ansioso, impaciente, impertinente o triste.
Es cierto que el yoga nos enseña a manejar nuestras emociones, nos da herramientas para controlar nuestra respiración y nos hace ver la vida de otra manera. Pero seguimos siendo personas con sus fallos, sus errores, meteduras de pata y a veces mandamos al pijo todas las reglas yóguicas y nos quejamos de todo y nos dejamos llevar por los berrinches más dramáticos.
Reivindica tu derecho al pataleo y a tener un hombro donde llorar de vez en cuando. Nadie dijo que ser yogui significara ser perfecto.
Om Shanti Shanti Requeteshanti.
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

Quiero suscribirme

Te va a interesar…

Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas