No puedo hacer yoga porque tengo hijos

viñeta mama yogui que no puede practicar yoga porque tiene hijos

Cómo es un día en la vida de un yogui con hijos

Un día en la vida de una familia con niños pequeños no es moco de pavo. La mañana comienza teniendo que llevar una grúa a arrancarlos de la cama. En el desayuno, raro es el día que se beben la leche sin rechistar, que se toman fruta sin darles arcadas o que no se les sale el zumo por la nariz a la primera tontá. En las comidas y las cenas lo normal es que se libre la batalla de las verduras. Imposible es oírse a uno mismo suplicar «anda, come» o «por favor, un trozo más» entre tanto berrido. Hasta que recurres a amenazas del estilo «como no te lo comas te dejo sin… (dispositivo electrónico al que acabará siendo adicto)» y entonces la cosa cambia. En esta guerra, si alguna verdura se cuela en el esófago del menor es por casualidad, ya que la mayoría de las veces su trágico destino las lleva al suelo, la basura o, con suerte, se las acaba comiendo frías y con resignación el padre o la madre. Las siestas, las duchas o los deberes conllevan también duros procesos de negociación al borde de necesitarse la presencia de un abogado. Los dramas, las acusaciones y las pataletas están a la orden del día. Y tus emociones te revuelven el estómago como si estuvieras en una montaña rusa de feria que oscila entre «los degollaría» y los «no existe un amor igual».

¿Se puede tener una rutina de yoga teniendo hijos pequeños?

Cuando eres padre no tienes tiempo para nada. Entras en una rutina basada en correr de aquí para allá como yogui sin cabeza con la lengua fuera y los chakras arrastrando. Llegas tan tarde a todos los sitios que se te pasa hasta el día de tu cumpleaños y sabes que toca ducharse porque la glándula pituitaria se te escandaliza con el olor que desprende la sisa de la camisa. ¿Cómo vas a poder llevar una rutina de yoga si no sabes cuándo fue la última vez que te peinaste?

¡Pues se puede! ¿Te gustaría saber cómo? ¡Te lo cuento en mi libro El hábito hace al yogui! Puedes leer las primeras páginas gratis aquí.

¡PRIMERAS PÁGINAS GRATIS!

Si eres padre o madre, ¡anímate a contarnos tu rutina de yoga en comentarios!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Julia Arteaga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@yoguineando.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Entradas relacionadas

El yoga mejora la memoria

De sobra es sabido que el yoga es una disciplina que cambia tu vida en muchos aspectos. Uno de los grandes beneficios de practicar yoga