Cómo hacer una matsyasana o postura del pez segura

Hay muchas matsyasanas (posturas de pez) en el mar pero, para mí, solo una es segura. ¿Quieres saber cómo lo hago?

Sigue las siguientes instrucciones:

  • Desde la postura del sethu bandhasana o medio puente, entrelaza los dedos pulgares debajo de tu tronco, como si tus manos fueran una mariposa, y apóyalas en el suelo.
  • Baja tus glúteos sobre los brazos, lo más cerca del antebrazo posible (ya puedes, si quieres, desenlazar los dedos pulgares).
  • Inhalando arquea tu espalda y eleva el pecho mientras doblas los codos.
  • Exhalando ve bajando la cabeza poco a poco hacia atrás.
  • Mantén las piernas fuertes y los pies flexionados. Esto hará que tu psoas se active y no cargues el peso de la postura en la lumbar.

Precaución: No realices la postura si tienes problemas cervicales.

Tu coronilla se quedará más cerca o más lejos del suelo dependiendo de la flexibilidad de tu espalda y de lo mucho o poco que dobles los codos. Necesitas cierta fuerza en los brazos para mantener la postura. Algunos profesores prefieren distribuir el peso entre los brazos y la cabeza, dejando que esta apoye sobre el suelo, lo cual me parece una absoluta temeridad. Poner peso en el cuello cuando está en una posición de extensión extrema es muy peligroso, tengas el cuello sano de por sí o lo traigas ya changao.

La cabeza no ha de tocar el suelo, puede quedarse a un milímetro de la esterilla pero no debe de haber absolutamente nada de peso sobre ella. Es posible que a los peces no les preocupe sus cervicales. A nosotros sí.

Vale, ya estoy dentro, ¿cómo salgo de aquí?

A la hora de abandonar el mar con matsyasana, es imprescidible tener varias cosas en cuenta para no hacernos daño.

  1. Despacio atrae el mentón hacia tu pecho ayudándote de la activación de tu abdomen.
  2. Ve estirando los codos y buscando apoyar la espalda sobre la esterilla, incluyendo, poco a poco, cuello y cabeza.
  3. Saca las manos de debajo del tronco y relaja todo el cuerpo. Respira.

Beneficios de la postura del pez

Cuando estamos en la postura, creo totalmente imprescindible dejar que sean los antebrazos los que mantengan el contacto con el suelo y que los brazos y los músculos de la espalda y psoas soporten el peso. De esta manera, además, los fortalecemos.

Esta postura, además, permite que abramos la garganta, el pecho y el vientre no solo con la sensasión de libertad que conlleva, sino con los beneficios que tiene el poder aprovechar nuestra capacidad pulmonar al tener más espacio para que el pecho se expanda.

Cuando respiras en matsyasana o la postura del pez sientes como si tuvieras un tercer pulmón. Esto hace que cuando salgamos de la postura sintamos una paz absoluta y energía para tener el móvil cargado una semana. Es una postura absolutamente maravillosa.

Si te gustado este post, podrás encontrar más explicaciones de posturas tanto en mi libro Yoga con humor (junto con información de la historia, la filosofía,etc del yoga) como en el Manual de Iniciación al Yoga Dinámico (donde además la podrás practicar conmigo con el vídeo extra de una hora de duración que acompaña al manual). ¡Hazte con ellos ya!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

¿Te ha gustado el post?  ¡Comparte!

newsletter YoguineandoTSuscríbete y recibe GRATIS esta guía descargable

Quiero suscribirme
¿Por qué debería hacerlo?

Deja un comentario