La paloma o eka pada rajjdlsjogsjogajlgjsasana

Esta semana vamos con una viñeta de otra postura y es eka pada rajakapotasana (el que la registró escribió el nombre sin mirar al teclado, seguro), o lo que es lo mismo, la postura de la paloma regia con una sola pierna.

Probablemente nunca me salga eka pada rajakapotasana en su forma avanzada pero ¡me encanta esta postura, es super completa!
Su dificultad estriba en que tienes que hacer fuerza hacia tantas direcciones distintas que el sistema nervioso cortocircuita y la aplicación del WhatssApp astral se cae muchas veces ante la cantidad de órdenes simultáneas que le llegan. Como las felicitaciones de Año Nuevo en Nochevieja, igual. Que si la pierna de delante presionando contra el suelo, la cadera de la pierna adelantada empuja hacia atrás, la otra hacia abajo y  hacia delante, la columna hacia arriba, los codos acercándose entre sí, etc etc etc. Por no hablar de la flexibilidad que requiere. Y te preguntas, ¿de verdad las palomas se contorsionan de esta manera? ¡Lo dudo mucho!

En el Manual Cómo Evitar Lesiones en Yoga vemos esta postura, entre muchas otras, para aprender a realizarla sin hacernos daño.

¡Feliz semana!

Om Shanti Shanti Requeteshanti
Julia

¿Te ha gustado el post?

Quiero suscribirme

También te puede interesar…

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

2 comentarios en “La paloma o eka pada rajjdlsjogsjogajlgjsasana”

  1. Gracias Julia por todo el aporte de conocimientos q nos brinda. La viñeta preciosa y la postura todo un reto. Sentí q al mencionar hacia donde van dirigidas las fuerzas q se ejercen al realizar esta postura, facilita q la mente ponga toda la intención en ella y capte mejor su esencia. Gracias. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

3 claves para ganar equilibrio en yoga

Ganar equilibrio y volar sobre tu esterilla para una mayor paz mental ¿Para qué queremos equilibrarnos sobre los brazos, las piernas o miembros inverosímiles del