Secuencia para finalizar tu práctica de yoga

Secuencia para finalizar tu practica YoguineandoT

¿Eres de los que empieza a practicar muy motivado  y al primer signo de cansancio acabas enrollando la esterilla dando por finalizada la práctica? ¿Eres de los piensa que savasana solo vale la pena hacerla en clase?
Cuando comienzas a hacer yoga en casa tu práctica se vuelve un tanto casual. Incluso aunque seas constante y practiques cada día, la elección de posturas y secuencias suele ser un tanto desordenada y sin sentido. Calientas un poco la espalda, saludas al sol, pero después las secuencias te las inventas, total, nadie te ve, y no eres profesor de yoga, ¡bastante sabes tú cómo secuenciar una práctica! Así que comienzas a hacer esa postura que tanto te gusta, porque se te da genial. Sabes que hay que aguantar adho mukha svanasana o el perro mirando hacia abajo por lo menos 5 respiraciones pero bueno, el profesor no está en tu casa,  así que dos respiraciones y listo, o mejor, te la saltas. Al cabo de un rato ya te estás cansando, el corazón te late en el pecho fuerte, estás sudando y tu respiración parece que se ha descontrolado, ¿qué más posturas hago si ya lo he dado todo? ¿paso a savasana directamente? Quizá te tumbes un segundo porque el cuerpo te lo pide, pero la mente entonces te cuenta cosas muy interesantes en las que pensar. Seguramente también tengas puesto Spotify y la canción que suena es de subidón (porque has acabado antes la práctica de lo que pensabas) por lo que más que relajarte, te entra azogue. Con todo lo que tienes que hacer, te levantas y das por finalizada tu práctica de hoy con gran satisfacción.
¡No, señor!
¿Quieres una práctica de verdad? ¡Hazlo como Shiva manda!
En sucesivas newsletters, te enviaré secuencias para el principio y para la mitad de tu práctica pero hoy empezaremos por el final, porque es muy importante y solemos saltárnoslo siempre. Aquí tienes una pequeña secuencia para cerrar tu práctica independientemente de las secuencias que hayas hecho antes:

1) Baddha konasana: A parte de ser ideal para comenzar a relajar el sistema nervioso, estira ingles y alarga la espalda. Precaución: no dejes nunca que la espalda baja se curve, ve flexionando manteniendo la espalda recta.

2) Setu bandhasana: Aquí trabajamos la parte opuesta del cuerpo y abrimos vientre y pecho a la vez que fortalecemos hombros, espalda, glúteos y piernas. Precaución: mantén las rodillas por encima de los tobillos y los pies paralelos entre sí. No dejes que las rodillas se abran hacia afuera o comprometerás la articulación de las rodillas y del sacro.

3) SarvangasanaCuando dominamos esta postura resulta extremadamente relajante. Además, masajea los órganos internos, mejora la circulación y estira el cuello y la espalda. Precaución: no la realices si sufres de cifosis o problemas en las cervicales.

4) Matsyasana: Suele impresionar cuando la ves desde fuera pero es muy fácil de realizar y profundamente beneficiosa. Todo el peso está en los antebrazos por lo que el cuello no sufre. La apertura de pecho y de garganta proporciona una mayor capacidad para respirar y una gran sensación de libertad. Precaución: Evitar en caso de lesiones graves en las cervicales.

5) Savasana: En esta postura nuestra misión es localizar los puntos de tensión y relajarlos a través de la respiración. En savasana no estiramos ni fortalecemos nada más que la mente y la conciencia que pongamos en ese momento permitirá terminar de relajar nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, completará nuestra práctica.

Esta secuencia lo que trata es de equilibrar y compensar tu espalda. Tiene ligeras flexiones y extensiones de espalda para crear espacio entre las vértebras y compensar los posibles desequilibrios realizados anteriormente. También busca relajar poco a poco el sistema nervioso, para llegar a savasanacon el cuerpo libre de tensión y una respiración lo más constante y fluida posible, para entonces trabajar en la atención plena. Omitir este paso, entonces, es saltarte una parte muy importante del yoga y muy beneficiosa para tu cuerpo y tu mente. Si ya has llegado hasta ahí, ¿por qué no quedarte 5 minutos más?

Om Shanti Shanti, Requeteshanti.
Julia

¿Te ha gustado el post?

Si quieres saber cómo iniciar tu práctica de yoga, lee este post.

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

¿Te gustaría aprender a practicar conmigo?

¡Vente a uno de mis talleres!

newsletter YoguineandoT
Quiero suscribirme

Copyright © Todos los derechos reservados

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s