Navasana o postura del Barco

Esta postura te sirve para trabajar abdominales a muerte y además desafiar a tu barriga para ver cuántos pliegues es capaz de hacer. En navasana o la postura del barco tienes que levantar las piernas mientras aguantas con la espalda recta y el equilibrio se mantiene sobre el cóccix. Si tu sufrimiento es menor que el de la muñeca de la viñeta y tus isquiotibiales lo permiten, te animo a estirar las piernas. Verás lo que vale un peine. Y  en vez de quejarte, pon atención en mantener el cuello recto, en línea con el columna, si no quieres llorar de verdad después.

Esta postura además de hacerte unos abdominales de acero, ayuda a la concentración y previene dolores de espalda.

No tengas prisa en salir de la postura y disfruta de la navegación, aunque tus barcos acaben en naufragio, como los míos.

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Quiero suscribirme

¡Te va a encantar…!

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas