Cómo me siento en gato-vaca

Gato Vaca YoguineandoT

Sea en clase o bien durante tu autopráctica, es una de las mejores posturas que puedas realizar para comenzar tu sesión de yoga. ¿Quieres saber más de estas dos asanas?

Qué es
Para algunos, gato-vaca son dos posturas de yoga, para todos, es una sola formada por dos.A mí me parece que es lo mismo, pero bueno. Hay cierta confusión, no solo en esto, sino también con su nombre en sánscrito. Le suelen llamar Marjayasana pero no está claro si es la traducción de gato o de vaca. Además, por si alguien decide que este no es un buen nombre para la postura del gato, dejan otros nombres en la recámara como viralasana, bitilasana o bidalasana. En cualquier caso, llamémoslo gato-vaca que es lo único en lo que nos hemos puesto de acuerdo. Gato sería la posición en la que estás empujando el suelo y estirando la espalda como hacen los gatetes. Vaca sería cuando estiras el pecho y el vientre sacando los gajos como si te fueras a poner a hacer twerking en cualquier momento.

Cómo se hace
La postura neutral sería en cuadrupedia, con las muñecas por debajo de los hombros y las rodillas por debajo de las caderas. Desde ahí vamos a la postura de la vaca, donde tienes que arquear la espalda en extensión y llevar la cabeza desde el mentón hacia el cielo, lo mismo con el sacro. De esta forma estiramos la parte anterior del cuerpo y fortalecemos la posterior. El efecto contrario recibiríamos haciendo la postura del gato: empujando con las manos sobre la esterilla redondearemos la espalda para llevar la nariz hacia el ombligo y la pelvis hacia abajo y hacia delante, metiendo el pecho y el ombligo hacia dentro.

Respiración
La sincronización de la respiración es fundamental. Se inhala en vaca y se exhala en gato ya que, además, anatómicamente estas posturas están diseñadas para realizar más fácilmente esos movimientos por parte de los músculos de la respiración.

Para qué sirve
Gato-vaca nos prepara para la práctica desde dos planos. A nivel físico calienta nuestra espalda (músculos y articulaciones), a nivel respiratorio comienza a sincronizar nuestra respiración y nos invita a realizar una práctica de yoga introspectiva.  Es ideal para iniciar tus sesiones (para saber cómo finalizar tu práctica de yoga, lee este post).

Cómo me hace sentir
Si eres de las que se graban mientras practican yoga, la postura gato-vaca es un tanto traicionera, ya que puede jugar un poco con tus emociones, haciéndolas cambiar con un solo vaivén de caderas. ¿Por qué sucede eso? ¿Cómo nos vemos cuando calentamos la espalda en gato-vaca?

En vaca, culo Kardashian, en gato, culo carpeta.
En vaca, cinturita de avispa, en gato, rollitos de primavera.
En vaca, pechos en su sitio bien recogiditos, en gato, amenazando con salir de las profundidades del sujetador.
En vaca, garganta de anuncios de perfume, en gato, doble y triple papada.

Somos la misma persona y estamos en una posición parecida, únicamente el objetivo es estirar la otra cara del cuerpo (anterior o posterior). En vaca, las primeras veces y sobre todo si estamos en clase, nos sentimos reticentes a estirar al máximo ya que es una postura un tanto… invitante. Y, por si acaso, prefieres no tener a nadie detrás que se convierta en testigo de cuán alto apuntan tus gajos. En gato, el estiramiento es delicioso pero si abres los ojos, la mirada, muy traicionera ella, se dirigirá inevitablemente a las lorcillas que luchan por salir ante el empuje y ánimo de una pelvis en retroversión. Debemos abrazar tanto nuestra parte sexy como la que no lo es tanto y recordar que hacemos yoga para sentirnos bien. Y nos grabamos (si es que  lo hacemos) para corregir malas alineaciones no para sacarnos defectos.

Con el tiempo y mucho yoga, aprendes a querer tu cuerpo, se vea como se vea en cada asana. Incluso, en el particular calentamiento que supone para la espalda en gato-vaca, con la práctica te dejas de tonterías y acabas contoneando la pelvis no sólo hacia delante y hacia atrás, también haces estiramientos laterales inclinando las caderas a la derecha y a la izquierda. Si te dejas llevar y fluyes, hasta te crees Beyoncé en sus años álgidos de Crazy in love. Tu espalda de lo agradecerá ya que es un calentamiento y estiramiento más completo.

Om Shanti Shanti, Requeteshanti.
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

¿Te gustaría saber cómo llevar a cabo tus posturas de yoga con seguridad? ¡Vente a mi taller de Cómo evitar lesiones en yoga!newsletter YoguineandoTQuiero suscribirme

 

Copyright © Todos los derechos reservados

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s