Postura de la Grulla o Bakasana

crow-yoguineandot

Con las manos apoyadas sobre el suelo y separadas a la anchura de los hombros, vamos colocando las rodillas lo más próximas a las axilas posible. Una vez colocadas, nos inclinamos hacia adelante poco a poco para ir transfiriendo nuestro peso a los brazos. Si quieres, prueba a subir primero un pie mientras el otro continua apoyado en el suelo, para así calcular mejor el cambio de peso. Después prueba con los dos. Una vez arriba puedes intentar estirar los codos.

¿Quieres aprender la postura del cuervo? Te doy las instrucciones en mi libro Yoga con humor. Y si quieres asegurarte de no hacerte daño en esta asana, hazte con mi Manual Cómo Evitar Lesiones en Yoga

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

newsletter YoguineandoT

Quiero suscribirme

Te va a encantar…

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

3 claves para ganar equilibrio en yoga

Ganar equilibrio y volar sobre tu esterilla para una mayor paz mental ¿Para qué queremos equilibrarnos sobre los brazos, las piernas o miembros inverosímiles del