Santocha o no atesorar

collage regalo navidad pequeo FB

Como profesores de yoga nos pasamos la sesión dando instrucciones sobre cómo de larga hacer la exhalación, dónde poner el pie, cómo activar la pierna y hasta hacia dónde orientar la ingle. En la mayoría de los casos y si tienes la suerte de que tu profesor conoce la filosofía del yoga, también introducimos a nuestros alumnos en el maravilloso mundo de las sanscriteces: los yamas y niyamas, los gunas, las 8 ramas del yoga y todo ese montón de conocimientos filosóficos que han servido para escribir toneladas de libros (la mayoría de ellos susceptibles de ganar el premio al libro más incomprensible del planeta, año tras año).
Es facilísimo animar a nuestros alumnos a que lleven una vida sencilla, donde cada compra sea fruto de una necesidad básica inmediata y no un ansia por acaparar y coleccionar objetos. El materialismo y el consumismo es tajantemente rechazado por cualquier yogui que se precie.  En teoría. Cultivar aparigraha (no atesorar) o santocha (contento o satisfacción por lo que ya tenemos) debería de ser un must en nuestro comportamiento diario independientemente de que sea Navidad o 18 de julio. Pero desgraciadamente, seguimos siendo consumidores del siglo XXI que no sólo compramos, sino que, si tenemos un negocio, instamos a consumir fehacientemente a los demás. ¿Estamos yendo en contra de los principios del yoga?
En este tiempo de Navidad, alegría y regalos cabe, más que nunca preguntarse, ¿cómo mantener en armonía el yoga con el estilo de vida moderno y la tradición? ¿cómo podemos ser yoguis de verdad sin chocar con las bases de nuestra cultura? ¿cómo promover el yoga sin caer en incongruencias?

Con esta reflexión os dejo, deseando que paséis una semana previa a la Navidad maravillosa.

Om Shanti Dale a la Pandereta RequeteShanti
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!newsletter YoguineandoTQuiero suscribirme

Copyright © Todos los derechos reservados

 

Deja un comentario