Qué pasa cuando meditamos

¿Cuántas veces has leído la frase “Todos tenemos un maestro interior”? Muchas, seguro.

¿Cuántas veces te has parado a escucharlo?
Pocas, seguro.

“¿Cómo es tu práctica de meditación?” Es la pregunta que mayor temblequera de piernas provoca cuando le preguntan a un practicante o maestro de yoga. Todos temen que la respuesta no sea suficientemente “yogui”.

Anyway, al margen de la frecuencia con la que medites, imagino que la práctica en sí aún supondrá todo un reto. Y digo aún, sin conocerte y sin saber en qué momento yóguico te encuentras porque asumo que en casi cualquier fase de la práctica del yoga, por muchas piernas que te puedas poder detrás de la cabeza (las tuyas y las del vecino), la meditación sigue siendo difícil.

Meditar, en un mundo occidental donde nos enseñan a mirar hacia afuera en vez de hacia dentro, donde ni siquiera escuchamos a los demás (¡cuanto ni más a nosotros mismos!), se convierte en la tarea más difícil y más aburrida a la que jamás te hayas enfrentado.

Sin embargo, la meditación, incluso cuando eres principiante y dudas de sus beneficios, a veces te sorprende. Y, si consigues un segundo de calma mental, puedes escuchar y sentir cosas sorprendentes.

Pocas veces se convierte en una actividad desagradable (a menos que, de verdad, tengas retortijones, lo cual es completamente ajeno a la meditación). Casi siempre es un momento de silencio un poco tenso en el que dos personas no paran de hablar. Ninguna deja hablar a la otra, no se escuchan y quieren tener la última palabra. ¿Te suena? Poco a poco aprenderás a acallar esas voces, al fin y al cabo, están en tu cabeza. Y cuando lo consigas, aunque solo sea por un segundo, la sensación será maravillosa. Te lo puedo garantizar. De hecho, dicen que con la meditación somos capaces de encontrar respuestas que Google jamás nos podrá dar. De ahí que digan que todos tenemos un maestro interior, al que deberíamos recurrir con la meditación cada vez que lo necesitemos (y cuando no, también).

¿Un truquito? Cada vez que te despistes, vuelve a tu respiración y centra toda tu atención en ella.

¿Y tú, me cuentas más abajo cómo es tu práctica de meditación y qué has sentido?

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

¿Te ha gustado el post?  ¡Comparte!

newsletter YoguineandoTSuscríbete y recibe GRATIS esta guía descargable

Quiero suscribirme
¿Por qué debería hacerlo?

22 comentarios en “Qué pasa cuando meditamos

  1. El resultado de mi meditación son micromomentos en los q esas dos personas dejan de hablar. No son muchos… De hecho son bastante pocos… La mayor parte del tiempo la paso dándome collejas imaginarias para volver a concentrarme… Así q me meditación consiste en regañarme…

  2. Meditar es como esa tarea que no acabas de comprender y quieres alcanzar porque debe ser maravilloso aprender a dejar pasar tantos pensamientos..las lentejas, el mail que mandar, la llamada que se olvida, ummm he visto una …., estoy en el camino aprendiendo…pero que occidental soy!!

  3. Hola. Sin dudas es tal cual planteas. Al menos en mi caso hago una meditación diaria que me ayuda a ver y pensar con más claridad. Namasté
    Daniel Hugo Moris

  4. Me gusta meditar al final del día. Es un momento para desconectar totalmente. A veces se logra, otras no. Pero sigo intentándolo siempre.

  5. Holaaa!!, Sin duda es muy complicado, pero poquito a poco se puede conseguir, también depende mucho del estado de ánimo, yo aprendí a conectar y canalizar, desde que me inicié en Reiki, por ahora tengo el primer y segundo nivel, y así y todo cuando tenemos días ploff, cuesta más. Saludos 🙏💜

  6. Que gran placer encontrar tu espacio! A mi me gusta meditar muy temprano, siento que la energía es más pura, además he escuchado que los monjes meditan por la paz del mundo a las 5 de la mañana (ve tu a saber que hora sea acá en occidente) en alguna ocasión después de terminar mi meditación escuche música, literal música dentro de mi, no me ha sucedido nuevamente pero fue una gran, gran experiencia. Me encantó tu post. Namaste

    1. ¡Qué bonita experiencia! Es que meditando nos encontramos con momentos irrepetibles. Gracias por compartirla, un abrazo Rocío 🙂

  7. Me cuesta lo de la meditación, aunque, alguna vez he visto y he recibido mensajes maravillosos. No me olvido de hacerla después de cada práctica. En ocasiones es larga y profunda, otras corta y sin más.

  8. Que lindo comentario el de Rocio Ramirez! Cuando habló de mi experiencia al meditar con personas que no lo hacen digo «es como tomar una copa de vino para tu cerebro pero mejor» jajaja este fin de semana rompí mi propio record y pude tener 2 sesiones de meditación de 22 min cada una en un lapso de una hora. Me encanta meditar, desafortunadamente solo lo practico los fines de semana.

Deja un comentario