Qué hacer con la tripa en yoga

¿Qué diferencia ves entre las dos viñetas?

Efectivamente, la tripa.

No se trata de una foto del “antes” y otra del “después”. No es que haya perdido peso entre una y otra. En esta viñeta trato de mostrarte diferentes formas de hacer una flexión hacia delante: la que te hará daño y la que protegerá tu espalda.

Antes de nada quiero clarificar, ¿cuándo sé que estoy haciendo una flexión hacia delante?

Esta postura es ardha hanumasana o la postura intermedia antes de hacer un split, espagat, o como lo quieras llamar. Intentar abrirse de piernas de toda la vida, pero aquí nos quedamos a medio porque, o bien somos más rígidos que un palo, o bien queremos ser suaves con nosotros mismos y tratamos de centrarnos en la pierna adelantada (estirando isquiotibiales, gemelos y soleos) dejando la atrasada en un segundo plano para no forzar la máquina. Pues bien, es una flexión hacia delante.

¿Cómo sé que estoy realizando una flexión hacia delante? Cuando las caderas doblan nuestro tronco hacia delante, independientemente de lo que hagan tus piernas (están abiertas, juntas, estiradas, dobladas, una delante y la otra atrás, como sea), si tu tronco está flexionado hacia delante, si estás “amagao”, entonces estás haciendo una flexión hacia delante. Ojo, se trata de una inclinación hacia delante, no hacia un lado, lo cual sería una extensión lateral.

Vale, ahora que sabemos lo que es una flexión, ¿qué hacemos con la tripa?

Cuando tienes que plegar tu cuerpo hacia delante, estiramos toda la parte de atrás del cuerpo, ¿verdad? Por consiguiente la parte frontal, debería contraerse (así es como trabajan los músculos: agonistas y antagonistas, si uno se estira el contrario se contrae). Pero algo debe de andar mal en nuestro cuerpo cuando a la  mayoría se nos olvida activar el abdomen cuando nos flexionamos hacia delante.

¿Eres de los que relaja la barriga cuando hace una flexión de espalda? Pues más te vale activar el abdomen en cada flexión si quieres proteger tu lumbar. Resulta que la barriga pesa mucho (sí, incluso aunque estés hecho una sílfide) y supone mucha carga para nuestra lumbar si la relajamos, así que hazme el favor de activarlo. Con activar me refiero a apretar un pelín el ombligo, ¡con eso es suficiente! No hace falta que metas barriga como cuando te haces una foto en bañador en la playa, simplemente ponle un poco de tono. Así protegerás tu espalda.

Además, al activar el abdomen, activamos también los músculos del core (el core va desde los pezones hasta las rodillas, ¿lo sabías?), con lo cual lo estamos trabajando y de esta forma, con nuestra propia fuerza, podemos profundizar más en la postura, llegar más lejos (si queremos) y, por lo tanto, mejorar nuestra flexibilidad a la vez que protegemos la espalda.

Todo ventajas, ¿verdad?

Por si fuera poco, al activar la zona del ombligo estarás preparándote para realizar uddiyana bandha (si quieres aprender más sobre los bandhas, te aconsejo mi libro Yoga con humor).

Así que, la próxima vez que hagas una flexión hacia delante, de la índole que sea, recuerda activar tu tripa. ¡Tus lumbares y tu flexibilidad lo agradecerán!

Y si quieres aprender otras formas de proteger tu espalda practicando yoga y evitar así ir creándote una lesión, tienes que hacerte cuanto antes con el Manual de Iniciación al Yoga Dinámico. Es la mejor guía para llevar tu práctica al siguiente nivel, entender por fin lo que practicas y asegurarte un cuerpo y mente sanos.

¿Te ha gustado el post?  ¡Comparte!

newsletter YoguineandoTSuscríbete y recibe GRATIS esta guía descargable

Quiero suscribirme
¿Por qué debería hacerlo?

6 comentarios en “Qué hacer con la tripa en yoga

  1. Gracias Julia por tus excelentes consejos para las prácticas del yoga… No dejaré la tripa afuera para así poder proteger mi espalda….

Deja un comentario