Cómo mejorar la flexibilidad de piernas con yoga

Todos soñamos con volvernos contorsionistas con un par de clases de yoga. Lo más curioso es que nos sorprendemos cuando esto no pasa. Vas a la primera clase de yoga y dices «bueno, era de esperar, toda mi vida sin ni siquiera desperezarme por la mañana, ¡pues normal!». A la segunda clase, te enfadas un poco más, sobre todo si alguien a tu lado tiene la flexibilidad de una delicada gimnasta. A la tercera ya dices «¿Pero qué engaño es este del yoga?»

Pues déjame decirte que hacerse flexible lleva su tiempo. Es como sacarse un título en la Universidad. El cuerpo, al igual que la mente, necesita unas horas de dedicación para llegar a la transformación.

Sin embargo, el proceso, aunque lleve su tiempo, también tiene sus secretos y su técnica. ¿Quieres conocerlos?

Aquí te cuento 3 claves para mejorar tu flexibilidad de piernas en yoga:

1.Cuida la constancia pero, sobre todo, la intensidad

Practicar todos o casi todos los días la flexibilidad de las piernas, hará que tus músculos se vayan soltando. No obstante, tienes que cuidar la intensidad y la duración de esa práctica. Si estamos todos los días dándolo todo, tirando de nuestras piernas a tope, nos vamos a hacer daño. De hecho, estoy segura de que ya has notado alguna vez las agujetas al día siguiente cuando la sesión ha sido intensa, ¿verdad? Pues ten cuidado, tampoco es plan de tener dolor de piernas todos los días. Con hacer una práctica completa una vez cada tres días o así y el resto del tiempo hacer una o dos posturas suaves de estiramiento (no te llevará más de 5-10min) bastará para recordarles a tus músculos nuestra intención.
Si eres de los que les cuesta mantener la constancia y les puede la pereza, aquí te doy algunas ideas para no procrastinar tu práctica de yoga y, por lo tanto, conseguir ser elástico como un chicle.

2.Elige estilo de yoga y clases acordes a tu objetivo

No todos los estilos de yoga tienen los mismos resultados en nuestro cuerpo. Igual que hay estilos que despiertan nuestro sistema nervioso simpático y nos ponen a tope revitalizándonos, otros activan el sistema nervioso parasimpático, relajándonos y dejándonos más suaves que un guante. Lo mismo sucede con los resultados a nivel físico. Los estilos que nos despiertan, activan y nos dan ganas de correr una maratón son los yang, como el yoga dinámico y todas sus variantes (rocket, ashtanga, vinyasa, etc.) y estos trabajan más la fuerza, al ser tan dinámicos promueven la activación constante de los músculos. Por otro lado, los estilos de yoga más relajantes, más yin (terapéutico, yin yoga, yoga suave, etc.) van mejor para la flexibilidad. En este vídeo te lo explico mejor las diferencias entre estilos de yoga.

Y, por supuesto, no solo es importante elegir un estilo de yoga que fomente esa flexibilidad. También es vital elegir sesiones en las que la zona donde se trabaje esa flexibilidad sean las piernas. De nada te sirve hacer una clase de yin yoga para mejorar la apertura de pecho si lo que quieres es abrirte de piernas en hanumanasana o upavistha konasana.

De mis clases de YouTube para mejorar la flexibilidad en las piernas, te recomiendo estas:

3.Sé paciente

Finalmente, no importa cuántas clases de yoga suave enfocado a la flexibilidad de las piernas hagas al día, si vas a lo loco, te obsesionas por llegar más lejos y no disfrutas de la práctica, los resultados serán catastróficos o nulos, como mínimo.

Aquí la paciencia es clave. Una mente tranquila, sin obsesiones, sin apegarse a los resultados, hará que los músculos estén más relajados, la respiración más fluida y por lo tanto tus piernas más oxigenadas y más propensas a disfrutar del estiramiento y a «dejarse estirar».

En este vídeo te cuento algo más sobre el tiempo que tardamos en hacernos más flexibles:

Recuerda que no te van a dar ningún premio por ser el yogui más flexible del lugar, tampoco te van a aprobar el siguiente examen, ni te darán un aumento en el trabajo, ni tus hijos te querrán más. La flexibilidad mejora tu vida en la medida en que tu mente disfrute de la práctica del yoga y se desapegue de los resultados.

Trabaja para mejorar, pero disfruta del camino.

Si estás comprometido con tu práctica de yoga y te has propuesto el objetivo (sano) de mejorar tu flexibilidad (en el tiempo que necesiten tus piernas) con un método y técnica que funcionan, te propongo apuntarte ya a mi taller online «Crea tu propia sesión de yoga: objetivo hanumanasana o la postura del mono». Tienes explicadas paso a paso y postura a postura dos secuencias de yoga (dinámico y suave) para conseguir mejorar tu flexibilidad en unas pocas semanas. Además, te explico cómo crear tus propias sesiones, de forma que tú seas tu propio profesor de yoga y puedas practicar en casa tu flexibilidad. Es un taller online que podrás ver y volver a ver las veces que quieras y cuando quieras. ¡Más flexibilidad, imposible! (¡y nunca mejor dicho!)

¿Te ha gustado este post? ¡Comparte o déjame un comentario más abajo!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

2 comentarios en “Cómo mejorar la flexibilidad de piernas con yoga

  1. Muchas gracias!! La verdad és que lo explicas tan bien qué parece sencillo!! Y por cierto me ha encarado tu libro, es mi libro cabecera, recurro a el bastante! Y por fin he aprendido los nombres de los chakras!! ( bueno a tu manera) 😅. Ojalá pudiera asistir alguna de tus clases presenciales, espero que vengas por Málaga, concretamente Benalmádena!!! Un fuerte abrazo Nuria Joya. Namaste! 🙏

    1. ¡Qué bonica, Nuria! Qué alegría leer tu comentario. Me encanta saber que te ha gustado mi libro y que ahora te es más sencillo acordarte de los chakras 🙂
      Me encanta Benalmádena y me gustaría mucho volver. Si lo hago, os mantendré informados 😉
      Un besazo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.