Cómo hacer baddha konasana según el estilo de yoga

Muchos practicantes de yoga no saben que, aunque hay quincemil estilos de yoga, todos estos se dividen básicamente en dos grupos: los estilos yin y los estilos yang. Los estilos yin son los “calmaditos” los que se está uno quietecito aguantando lo que venga y tratando de respirar en una postura incómoda. En los yang, por otro lado, también se pelea uno por respirar pero casi no tenemos tiempo de pensar ni cómo nos llamamos, pues son dinámicos, activos, a veces incluso demasiado rápidos. El objetivo de cada grupo es diferente: en un estilo yin buscamos relajar, en un estilo yang activar.

Aclarado eso en muy pocas palabras, no es de extraña que entonces, dependiendo del estilo que practiques, la misma postura se haga de forma diferente. Y es lo que ocurre con baddha konasana o la postura de la mariposa, llamada en yin, o del zapatero o en ángulo atado en yang

Cómo hacer la postura según el estilo

En yang:

  • Nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas, en dandasana.
  • Doblamos las piernas y las plantas de los pies se juntan.
  • Entonces los talones se acercan a las ingles 
  • Agarramos nuestros pies con el pulgar en la almohadilla de la planta del pie y los abrimos como si leyésemos un libro super interesante (como Yoga con humor, por ejemplo :P)
  • Colocamos la pelvis en anteversión (es decir, sacamos el culo hacia afuera), activamos abdomen y mantemos la espalda recta
  • Inhalamos alargando la columna y al exhalar bajamos buscando acercar la frente al suelo pero siempre manteniendo la espalda recta y alargada, para eso usamos la activación de suelo pélvico y abdomen
  • Los codos están sobre las piernas y así frenan las rodillas de subir del suelo

En yin:

  • Nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas  en dandasana
  • Doblamos las piernas y juntamos la planta de los pies que se quedan lejos, la forma de las piernas dibuja un diamante (también la llaman postura del diamante, será por nombres)
  • Inhalando alargamos la columna y exhalando dejamos que nuestro tronco se doble incluso redondeando la espalda por encima de las piernas, las manos se quedan cerca de los pies
  • Relajamos todo el cuerpo, no hay activación en ningún sitio

¿Ves las diferencias? ¿Por qué se hace esto?

Activación vs. Relajación: En yang usamos cierta activación muscular (algo de fuerza) para estirar y es necesario hacerlo con unos músculos determinados, es decir, el abdomen y suelo pélvico (músculos del core) evitando tirar de la cabeza, el cuello o los brazos para no hacernos daño. En resumen, en yang ponemos énfasis en no doblar la espalda. ¿Por qué en yin, por el contrario, sí que relajamos y podemos doblar la columna? Porque no usamos ningún tipo de fuerza. Al relajarnos, dejamos que la gravedad haga ceder nuestras fascias poco a poco, por lo tanto no es nocivo para la la salud de nuestra columna y es muy efectivo igualmente. 

Pies más cerca vs. Más lejos del pubis: En yang, aproximar los pies a nuestra zona pélvica obliga a las rodillas a doblarse al máximo y estirar más los aductores (la zona interior del muslo). Esto, su vez, provoca que los obturadores, el piriforme y otros músculos profundos próximos al ano se pongan a tono, activando así nuestro suelo pélvico. De esta forma, es una postura excelente para trabajar un suelo pélvico débil. En yin, por el contrario, los pies se alejan, notando más el estiramiento en el glúteo medio y menor, responsables de abducir la cadera.

Por todas estas razones, no es de extrañar que las sensaciones en la postura sean diferentes dependiendo de cómo lo practiques y, también, por supuesto, cambia según cada quién. En yang, casi todos notan el estiramiento en las ingles, pero en yin el abanico de sensaciones es super amplio. Yo personalmente lo siento más en las caderas, lumbar y cuello.

Lo que tienen en común las dos posturas es que, en ningún caso, se trata de bajar desde la cabeza o el cuello. En este caso la flexión sería espinal, es decir, desde la columna, con el riesgo que supone. De lo que se trata es que la flexión sea pélvica, es decir, desde la cadera.

¿Quieres saber más sobre baddha konasana y otras posturas? ¿Te gustaría saber meterla en una secuencia? Tienes más información en mi libro Yoga con humor donde te hablo de todo lo que tienes que saber sobre yoga. Mientras que en el Manual digital de Iniciación al Yoga Dinámico encontrarás baddha konasana en una secuencia explicada al mínimo detalle postura a postura, ayudándote de otros recursos como varios vídeos, una plantilla, etc.

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

Otros recursos que llevarán tu práctica de yoga al siguiente nivel

¿Te ha gustado el post?  ¡Comparte!

newsletter YoguineandoT

Quiero suscribirme

2 comentarios en “Cómo hacer baddha konasana según el estilo de yoga

Responder a Julia (Yoguineando) Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.