¿A qué dedica el tiempo un profesor de yoga?

Desde fuera se puede ver a los profesores de yoga como personas místicas que se pasan el día practicando y que, unas pocas veces a la semana, han de ir a una clase para decirte lo que tienes que hacer. Y que gracias a eso llevan una vida colmada de paz interior. ¡Nada más lejos de la realidad! Son muchas las tareas que acaparan gran parte de nuestro tiempo y atención: IVA, cuota de autónomos, IRPF, pagar alquiler, facturas, tu casa, nuevas formaciones, asistir a clases de otros profesores, mantener tu autopráctica, programar tus clases, crear talleres, cursos, etc etc. ¡No nos da el tiempo ni la vida!

Para que un profesor de yoga se convierta en una gran figura tiene que dividir su tiempo en las siguientes partes:

YOGA
1) practicar asiduamente en soledad
2) asistir a clases de otros maestros para seguir aprendiendo y mantenerse inspirado 
3) programar y crear clases con sentido
4) dar clases regulares
5) administrar a tus alumnos
Si te fijas, de esas 5 cosas, solo nos pagan por una (la número 4). Sin esa parcela de tiempo, no ganarías dinero aunque hicieras religiosamente las tres primeras. Puede que sorprenda la última, pero sí. Para dar unas clases decentes hay que llevar un listado de alumnos, con su datos personales y de salud, asistencia a clase, pagos y todo lo que necesites saber para optimizar el servicio que das en tus clases.

MARKETING
1) Crear contenidos que aporten valor
2) Programar RRSS
3) Promocionar, promocionar, promocionar,..
Ya puedes ser el mejor profesor del Universo que si no estás en Internet, no existes. Pero no puedes figurar y ya está, tienes que ingeniartelas para destacar. Y es agotador. Hay tantas redes sociales que estar presente en dos solamente es quedarse corto. Has de saber cuándo y cómo publicar, qué contenidos son los que más gustan, interactuar pero no caer en la adicción a las redes (¡ay, qué difícil es conseguir el punto medio entre entrar a todas horas a Instagram o ni una sola vez en 3 días!), utilizar etiquetas, etc. Además, ten por seguro que aunque tengas 209k seguidores, si no promocionas tus clases, productos, colaboraciones correctamente, no las va a comprar ni Cristo. Y esa promoción hay que pensarla, planificarla y hacerla en los tiempos y de la forma en la que se debe de hacer. Muchas veces, se necesitará el consejo de un experto, y eso, como es normal, se paga.

FINANZAS
1) Asesor
Hacerse con un buen asesor no es fácil, y créeme, si eres de los que piensa que  no hacen falta… ¡adelante! Hazlo tú mismo, pero estarás malgastando un tiempo valiosísimo. Es algo que perfectamente puede hacer otra persona por poco dinero. Incluso aún teniendo un asesor, tienes que dedicarle cierto tiempo mensualmente para hablar con él, entregar documentación, etc. etc.
2) Pagar, pagar, pagar
¿Qué te pensabas? Un profesor de yoga, además tener que pagar los gastos del techo bajo el que vive, como todo hijo de vecino, también ha de hacerlo con los derivados de su actividad empresarial: alquiler de salas, limpieza, facturas, IVA, IRPF, autónomos, gastos del banco, materiales, etc. Si tus gastos fijos como persona y como profesor de yoga son menos de 1.000€ al mes, eres todo un afortunado.
3)¿Cobrar?
Menos mal que cobramos de vez en cuando. Pero no te olvides que, al menos mensualmente, tienes que pararte a revisar tus cuentas. ¿Me ha pagado todo el mundo? ¿Lo he metido en el libro de contabilidad? ¡Que no se te olvide pedir factura para desgravarte! ¿Por qué este mes ha sido tan trágico económicamente? ¿Cómo puedo arreglarlo?
Por otro lado, desgraciadamente, el sector del yoga sigue estando tan encubierto  que a los que nos apetece hacerlo bien no nos queda otra que bajar los precios para ser competitivos. Personalmente pienso que no declarar ni un poquito viola los principios del yoga. Además, no tiene sentido meditar para conseguir la paz interior si luego no podemos dormir porque no practicamos nuestra actividad de forma legal.

CREAR
Hay que destinar una parcela de tu tiempo para innovar en tu trabajo, o simplemente para pensar cómo podrías hacerlo mejor, qué otros productos o servicios necesitan tus alumnos para sentirse mejor. Todo es mejorable y aunque te vaya genial, si no cambias, no progresas.
Por otro lado, es más gratificante para un profesor ir creando cursos nuevos, talleres, otras formas de seguir aprendiendo con los alumnos. Pero siempre con cabeza. Si das muchos talleres a la vez de diferentes temáticas corres el riesgo de perder el foco, por un lado, y credibilidad, por otro, de cara a tus alumnos, al no especializarte en nada (o querer hacerlo en todo, más bien). Todo esto lleva mucho tiempo pensarlo, razonarlo y planificarlo. ¡No nos iluminamos en un día!

collage yoga rrss yoga real YoguineandoT

IMPREVISTOS
Siempre surgen imprevistos a los que dedicar tiempo para solventar, como una nueva ley que afecta tu actividad, una nueva colaboración que te ha salido en el último momento, problemas técnicos (web, RRSS, e-mail), un compromiso familiar que te quita todo el día..etc etc.

Por todo esto, no es de extrañar que cuando vemos el tiempo que tenemos que dedicar para sacar adelante nuestra actividad y comprobamos que sólo la octava parte de nuestro tiempo nos genera ciertos ingresos, se nos ponga muladhara chakra de corbata. A todos nos ha pasado, querer dar el máximo de nosotros en época de vacas gordas (octubre- noviembre, enero-marzo) para poder sobrevivir durante las flacas (Navidad, Semana Blanca, Semana Santa, los quinientos puentes de mayo, junio- septiembre). Todo esto teniendo en cuenta que durante estos meses de poca o ninguna actividad tus gastos fijos siguen estando ahí, así que mientras el resto del mundo recibe la paga extra de verano y Navidad, nosotros tenemos ¡el tortazo extra! Donde no solo no ingresamos sino que seguimos pagando. ¿Y aún así alguien se atreve a preguntarte que si te vas de vacaciones este verano?
Es por eso que algunos profesores se sacan de la manga cursos y talleres de hasta cómo atarse los zapatos después de savasana, porque sino, ¡no podemos sobrevivir! Hacer esto puede abrumar al consumidor y agotar nuestra energía hasta tal punto que la calidad de nuestra enseñanza baje y nos quedemos solos con nuestra esterilla.

Espero que, si no eres profesor, este artículo te ayude a comprender el estilo de vida de tus maestros y su dedicación al yoga. Y que, si eres profesor recién titulado o estás pensando en serlo, esto no te desanime. La enseñanza del yoga es maravillosa y muy gratificante pero, ¡mejor saber lo que nos espera antes de empezar! ¿no crees? Si te ayuda, a mí me sirvió muchísimo el programa #YoguiEmprendedor de Susi Mas del Instituto de Yoga.

Cuando tienes la mente llena de ruido, sabes lo que quieres en tu enseñanza pero no sabes cómo organizarte, cómo expandirte y cómo hacerles llegar a los demás tu mensaje, ¡necesitas ayuda! Necesitas el programa #YoguiEmprendedor de Susi Mas. Esa formación que deberían habernos dado en nuestro curso de profesores de yoga pero que nunca llegó. Sabemos de asanas, de respiración, de cómo enseñar savasana, pero no sabemos cómo gestionar nuestra enseñanza y aprender a vivir de ella. Susi Mas te lo enseña todo.

AQUÍ TIENES EL PROGRAMA DE #YOGUIEMPRENDEDOR

Si quieres seguir leyendo sobre las peripecias de ser profesor de yoga, aquí tienes otro artículo en el que le explico a tus alumnos por qué el yoga es tan caro.

Om Shanti Shanti Requeteshanti
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!newsletter YoguineandoTSuscríbete y recibe GRATIS esta guía descargable

Quiero suscribirme
¿Por qué debería hacerlo?

4 comentarios en “¿A qué dedica el tiempo un profesor de yoga?

  1. Bastante bueno. Éste no lo había leído. Tienes razón hasta en los puntos y las comas 🤪🤪.. En su día eché un vistazo al programa de Susi, pero, por suerte, gran parte de él ya lo tenía hecho. He sido -y sigo siendo- abogada durante más de 20 años, y montar un despacho de abogados, especializado, y con cierta relevancia, no es tarea fácil. La ventaja es que los cobros son distintos al mundo del yoga 😬, afortunadamente, porque de lo contrario sería bastante difícil para mí, teniendo en cuenta mi ubicación ( pueblo de 10.000 habitantes) y el nivel de alumnos ( bastante alto para la zona, por suerte). Sin embargo, sí que me vendría bien conocer a algún equipo o especialista del mundo del yoga que me ayudará con RRSS y contenidos, solo con eso. Tengo mogollón de ideas en la cabeza pero no sé por dónde empezar ¿Se te ocurre alguien? Gracias por compartir tu experiencia. Es bastante alentador saber que estamos todos en el
    mismo barco. Y enhorabuena por la claridad y elocuencia. 🙏🏼

    1. Hola Nieves, hermosa, yo tengo también dilema con lo de las redes sociales, me gustaría delegarlas, pero creo que cuando hacemos eso, le quitamos la esencia a nuestro mensaje. Los seguidores “dejan de captarnos” y pierdes visibilidad y gancho… Lo único que se me ocurre es pillar a alguien con la misma forma de hablar que nosotros jajaja

  2. Muy bueno el post; y es de mucha ayuda.. tengo mi propio emprendimiento en construccion.. y todo lo que contas en el post es de mucha ayuda. GRACIAS, 🙏.

Deja un comentario