4 ideas para NO procrastinar tu práctica de yoga

Tienes millones de cosas que hacer: el trabajo, la casa, la pareja (si la hay), los niños (de haberlos), la mascota (si existe), etc. Y poco tiempo. Sin darte cuenta el día se te pasa en seguida. Quieres hacer yoga pero, el clásico «no tengo tiempo» aparece en tu mente, continuamente. Luego sí que puedes pasarte horas en Instagram o en Whatssap. «No, Julia, solo lo uso mientras estoy en el baño, cocino o hago otras cosas» ¡Peor me lo pones!

Es hora de dejar el multitasking y ponerte con el un-task-nah-mah. Es decir, una sola cosa. Lo llaman mindfulness pero el yoga en eso es muy pro: el yoga trata de mantenerse en el momento presente.

«Estoy demasiado cansado como para hacer yoga» es otra de las excusas que ponemos.

«¡El yoga te relajará y hará que descanses mejor! ¡Haz aunque sea una postura al día!» es lo que les digo. Y esto es lo que sucede entonces:

Pues, que sepas que, ¡ME VALE!

Si quieres que tu salud se mantenga: haz yoga cada día. Como puedas. El tiempo que puedas.

Estas son las ideas que te propongo:

1)Haz algo cada día, aunque sean 5 minutos

La primera idea que quiero que te quedes es que no hace falta que cada día hagas 1 hora de clase religiosamente. Nuestra práctica en casa no tiene que ser equivalente a cuando vamos a clase. De lo contrario sería extenuante. Únicamente los yoguis de verdad lo hacen y solo algunos. En realidad, no existen unas reglas fijas en cuanto a tu práctica de yoga. Lo único que sí sabemos es que tiene que ser constante independientemente del tiempo que le dediques al día. Obviamente cuanto más, mejor. Pero no nos pasemos tampoco. Cualquier cosa en exceso se vuelve enfermiza (recuerda aquello de «no, no es amoooorrr, lo que tú sientes se llama obsesión«. Pues eso).

2) Practica cualquiera de las ramas del yoga

Seguramente sabes que el yoga tiene 8 ramas: yama (cómo nos comportamos con los demás), niyama (cómo nos comportamos con nosotros mismos), asana (posturas), pranayama (técnicas de respiración), pratyahara (aislamiento de los sentidos), dharana (concentración), dhyana (meditación) y samadhi (iluminación). Te explico más sobre ellos detenidamente y con humor en mi libro Yoga con humor.

El que más practicamos es asana, es decir, las posturitas es la rama del yoga más popular y el que comúnmente se cree que es el único. Pero hay más.

Obviamente uno no se va a poner a practicar samadhi si es principiante. Iluminarse cual bombilla no es tarea fácil ni para los que tienen la cuenta premium en yoga. Pero sí que podemos explorar las diferentes técnicas de respiración, de aislamiento de los sentidos, de concentración, podemos intentar meditar… ¡Hay muchos yogas que puedes hacer y que te llevarán NO más de 5 minutos!

3) En Internet lo tienes todo

Antes cualquiera tenía una excusa para no practicar yoga. Ahora, si tienes 5 minutos, puedes practicar yoga, donde y cuando quieras. Solo tienes que tener conexión a Internet y elegir cualquier clase o ejercicio que un profesor titulado te ofrezca. Muchos de ellos (como yo) lo hacemos de manera gratuita.

En mi caso, por ejemplo, ofrezco clases gratuitas en YouTube para diferentes niveles: tienes clases para principiantes (aquellos que nunca han hecho yoga o llevan muy poquito tiempo) y clases multinivel (aquellos que llevan poquito y muchito, ¡doy variantes para todos!).

También, en mi canal de YouTube, ofrezco píldoras de yoga, donde te cuento curiosidades, técnicas o secretos de yoga. Si no eres tanto de vídeo, aquí, en este blog, encontrarás un montón de post con información súper valiosa para aprender a practicar de forma autónoma. Tienes contenido genial y gratuito. Aunque, para los que les gusta el contenido premium, también hay recursos de pago que cambiarán totalmente tu práctica.

¡Teniendo internet, tienes yoga!

4. Crea tu propia práctica

Si ya te has cansado de ver y hacer clases de otros y te apetece aprender a crear una sesión de yoga personalizada para poder progresar en tu práctica (¿por qué no? ¡Así puedes ser independiente yóguicamente!) te aconsejo mi taller online «Construye tu propia sesión de yoga: objetivo hanumanasana«. En él te enseño a estructurar y secuenciar una sesión de yoga con sentido en torno a una postura en concreto y, para ello, usamos de ejemplo hanumanasana o la postura del mono.

Ser capaces de crear nuestras propias sesiones, sin necesidad de embarcarnos en la inversión de tiempo y de dinero de una formación de profesores de yoga, nos da la capacidad de practicar yoga cuando y donde queramos, sin depender de un dispositivo o de conexión a internet. ¿Te gustaría esto?

¡Hazte este taller online! ¡Te va a encantar!

Espero que estas ideas te hayan inspirado para ponerte corriendo sobre la esterilla, crearte una rutina y contribuir a mejorar tu salud cada día.

¿Se te ocurre alguna idea más? ¡Déjame un comentario más abajo! o comparte con tus amigos 😉

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

4 comentarios en “4 ideas para NO procrastinar tu práctica de yoga

  1. Hola corazón!!! Buen día. Soy una mujer ya de 61 años, vivo en Venezuela, tengo dos hijos que están fuera del país, divorciada, ya jubilada tengo mucho tiempo libre y práctico 1 hora diaria y no me siento extenuada 😃 son pocos los días que hago menos tiempo incluyendo la relajación y meditación, lo importante para mí es no dejar de practicar. Tú crees que sea obsesión?
    Tengo un diagnóstico médico de Fibromialgia y la práctica de el yoga es lo mejor que me pasado. Bueno el asunto es que tengo tiempo para practicar y lo disfruto. Gracias por tus recomendaciones. Shanti, Shanti, shantiii
    Ojo la práctica presencial no tiene precio, el contacto con el grupo. Abrazos!!!

    1. Hola Elina, saludos desde España 🙂 Me parece que es perfecto mientras sea la frecuencia que te funciona a ti 🙂 Muchos abrazos y gracias por tu comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.