Para qué agradecemos

“Es de bien nacido ser agradecido” decía mi abuela y mi madre… y todo el mundo que haya tenido un familiar refranero ha escuchado esto mil veces.

De pequeños nos enseñan a dar las gracias y de mayores se nos olvida seguir haciéndolo, más allá de las situaciones convencionales (en una tienda o si te hacer un favor). 

Sin embargo, no tenemos costumbre de agradecerle nada a la vida. En yoga nos instan a hacerlo continuamente y, aunque tengo que reconocer que al principio me fastidiaba un poco, luego  le coges el gustillo.

De hecho, cuando comenzó la pandemia del COVID-19 y todo el  mundo se sumió en la desesperación, la angustia y la queja, fue cuando comencé a tomar por costumbre agradecer todas las noches al menos 3 cosas que me habían sucedido buenas ese día. Al principio costaba encontrarlas, luego siempre eran 5, 6,… incluso más.

Y es que ser agradecido con la vida tiene muchas ventajas:

  • te conecta con tu esencia, contigo mismo, con lo que realmente deseas y lo que no,
  • al ennumerar en tu mente las cosas por las que estás agradecido, instantáneamente te sientes bien
  • cuando tenemos por costumbre hacer eso, nos metemos en una vibración en la que atraemos más de lo mismo (igual que si pensamos solo en aquello que no nos gusta).

¿Le encuentras alguna más? Te leo en comentarios.

 

Om shanti shanti requeteshanti

Julia

¡Siéntete agradecido cada día practicando con nosotros cómodamente desde casa!

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

4 comentarios en “Para qué agradecemos”

  1. A mí personalmente me ha costado y, creo que es un camino en el que aún estoy, el ser consciente de mis limitaciones en cuanto a flexibilidad y ciertas posturas a las que no llego. Ahí me dí cuenta que mi ego tenía más presencia en la práctica que yo. Ahora me limito a sentir y a ser y lo disfruto mucho más porque ahora soy consciente de que aún sin tener flexibilidad cada práctica me demuestra que con la constancia se puede mejorar mucho. 🙏💫

    1. Julia A. Yoguineando

      ¡Me encanta tu reflexión, Sara! Muchos yoguis pasan por ahí, pero aún más se quedan atascados buscando esa flexibilidad… ¡me alegra mucho que tú lo hayas conseguido! Un abrazo y gracias por tu comentario 🙂

  2. Quizás cuando agradecemos algo bueno que nos ha hecho sentir alguien se nos olvida un poquito porque le queremos matar en otros momentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

¿Quién puede practicar yoga?

¡Todos los cuerpos pueden! ¿Tú qué opinas? Déjame un comentario más abajo. Om shanti shanti requeteshanti Julia No importa cómo es tu cuerpo, ¡importa tu