Holloback en yoga: expectativa versus realidad

Yo veo esas fotos tan bonitas de chicas haciendo hollowbacks y pienso que además de lucir sexy, sexy, la postura en realidad es preciosa pero se las trae. ¿Cómo pueden llevar el culo tan para atrás? ¿Y el peso de las piernas y glúteos quién los soporta mientras llegas a la pared? A veces pienso “bueno, hazlo rápido, sin miedo, a ver qué pasa” pero mis brazos y hombros contestan “tú tontea, que verás”. Así que al final me quedo como la viñeta de la derecha, indignada. Si aún encima te haces un video o una foto y ves tu cuerpo intentando luchar contra las fuerzas de la naturaleza te frustras más. Lorzas bocaabajo haciendo formas que no esperabas, el conjunto que pensabas que te quedaba mejor y el hollowback que más que eso es una invertida desubicada.  Y piensas “nadie tiene un cuerpo tan bonito como el que se le ve cuando hace un hollowback”, ¡es una Kardashian invertida! Luego te vienen a la cabeza los pensamientos de yogui sobre el ego y todas esas cosas y pasas a la siguiente asana esperando estoicamente que mañana la postura se te dé algo mejor…

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

Quiero suscribirme

Te va a encantar…

Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas