El remedio para el estrés navideño

La Navidad es un momento de estrés festivo: gente con la que quedar, estómagos y bolsillos que reventar con las comidas y cenas de empresa, de amigos, de familiares, del club de encaje de bolillos. Nos inventamos cualquier excusa para juntarnos, gastar dinero, comer y beber. Y pasan cosas: cantas, bailas, te ríes, pero también hay roces, discusiones, reencuentros emocionalmente perturbadores,… La Navidad es el momento del año de mayor tumulto mental por excelencia. La meditación es una medicina milagrosa para este problema. No sólo previene este tipo de conflictos sociales, sino que garantiza la propia serenidad interior.
Para mí las personas somos como los ordenadores. A veces necesitamos resetearnos y el proceso de cargar las actualizaciones es como la meditación. El ordenador sigue encendido pero durante un rato no puedes usarlo porque está “en otro estado” pero cuando termina funciona mejor. ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Practicas meditación? ¿Cuál es tu experiencia? Me encantaría saber cómo empezaste, qué te aporta, cómo describirías las meditación.

Puedes dejarme un comentario más abajo 🙂

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

Quiero suscribirme

Te va a encantar…

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas