Cómo aplicar pratyahara a tu vida cotidiana

Pratyahara, control de los sentidos

Hoy te propongo una práctica de yoga especial. No te preocupes,  porque no tienes que calentar isquiotibiales, caderas o muñecas. No te voy a proponer ninguna postura extravagante ni arriesgada. Hoy te sugiero algo mucho más difícil.

Pratyahara.

“¿Lo quéééé?”

Pratyahara o el yoga del aislamiento. Es una de las 8 ramas del yoga (yamas, niyamas, pranayama, asana… ¿recuerdas?). Pues este es un yoga que también puedes practicar en casa pero es un tanto peliagudo.

Pratyahara significa aislarse de los sentidos a través de una concentración tan profunda que no te enteres de la misa la mitad de lo que pasa ahí fuera. O sea estás tan metido “pa’ dentro” que ya se puede estar hundiendo el mundo que tú no sales de tu cueva meditativa. Para que esto suceda, has de cerrar la entrada de estímulos a través de tus sentidos (tacto, oído, gusto, olfato y vista). 

Esto, obviamente, se consigue con la práctica.

Pensarás que aislar la vista es fácil (cierras los ojos) también el tacto (no dejas que nada ni nadie te toque y obvias el contacto con la ropa total, de normal ya lo ignoras), el gusto ni qué decir tiene (no comes ni bebes nada mientras meditas, simple)… pero el olfato y el oído ya son sentidos más complicados de aislar durante la meditación. Sin embargo, incluso el más avispado puede ventilar bien la habitación para asegurarse de meditar en un entorno neutro en olores y colocarse tapones para los oídos. Sencillo, ¿verdad? 

¡Depende! Si ya tienes una práctica consolidada con la meditación puede que no te sea tan difícil… Pero, ¿qué me dices cuando te vienen olores, imágenes, ruidos o sensaciones desagradables en tu vida cotidiana? ¿eres capaz de aislar tu mente de tus sentidos? 

como aplicar pratyahara a tu vida cotidiana

Te pongo ejemplos de estímulos cotidianos que  no nos agradan mucho y que nos encantaría fulminar:

  • Pasas a un baño donde alguien ya ha estado ahí (un rato, haciendo sus cosas, código marrón).
  • Tu vecino pone música fuerte, el estilo de música que más detestas
  • Tus vecinos tienen un encuentro sexual inolvidable (para todos, incluso para ti).
  • Oyes a tus hijos discutir en la habitación de al lado por lo mismo de siempre.
  • Se te ha vuelto a quemar un poco el café.
  • Los amigos o familia están cantando el cumpleaños feliz desafiando como mulas.
  • En la mesa de al lado tu jefe le está metiendo la misma chapa a tu compañero de cómo montó su empresa.
  • La comida de tu suegro sabe a rayos.
  • El contacto con la lycra fría te da tiricia.
  • Tienes un “pa’luego” pero nada con qué sacarlo de momento y sientes que es tan grande que te está moviendo los dientes hasta un punto tal que haría llorar a tu ortodoncista si se enterase.
  • La mascarilla la tienes demasiado tiempo y los peletes que se crean en la cara interna te están haciendo cosquillas en la nariz.
  • Se ha metido la goma de la ropa interior en todo el muladhara chakra  y no es un momento socialmente adecuado para restituir el orden en tus bajos.
  • Tazas

    Taza”Yoga en el trabajo”

    Valorado en 0 de 5
    14,90 Añadir al carrito
  • Tazas

    Taza “Yoga en familia”

    Valorado en 0 de 5
    15,90 Añadir al carrito
  • Tazas

    Taza “Yoga por la mañana”

    Valorado en 0 de 5
    14,90 Añadir al carrito
  • Tazas

    Taza “Sentir la postura”

    Valorado en 0 de 5
    14,90 Añadir al carrito

Pues bien, te propongo que durante una semana, cada estímulo molesto que entre por alguno de tus sentidos te haga pararte y reflexionar sobre pratyahara y trates de aislarlo. No te digo cómo, solo juega y explora con tu mente para atajarlo. La única condición es llevar la atención hacia dentro y aislarte lo que puedas de todos tus sentidos (no solo el que te está molestando).

¡Eso es pratyahara, my friend! ¡Adelante!

Al principio es difícil, muchas veces es casi imposible, pero créeme que alguna que otra vez es divertido y hasta impresionante lo que la mente puede llegar a hacer. ¡Si yo puedo hacerlo, tú puedes! Y eso que yo soy extremadamente sensible con los ruidos… ¡vamos!

Cuéntame cómo te ha ido 🙂 

¿Qué otras situaciones se te ocurren con las que practicar diariamente pratyahara? ¡Cuéntamelo en comentarios!

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

¿Quieres saber cómo aplicar el yoga a tu vida cotidiana fuera de la esterilla?

Te lo cuento en "El hábito hace al yogui"

¡Practica un ratito cada día conmigo!

Comparte esta entrada:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

2 comentarios en “Cómo aplicar pratyahara a tu vida cotidiana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La responsable de tus datos será Julia Arteaga Aguilar, y serán enviados a los servidores de Raiola Networks para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Entradas relacionadas