Variantes de chaturanga para no dejarte los brazos en la esterilla

Las distintas escuelas de yoga tienen su preferido para hacer el vinyasa o formar parte de su Saludo al Sol.

En sivananda te encontrarás rodillas-pecho-barbilla (ashtanga namaskar). Sin embargo, en el estilo ashtanga vinyasa no contempla esta postura (por mucho que compartan nombre) y se inclina más por chaturanga dandasana.

La versión intermedia, ardha chaturanga dandasana, es a menudo considerada como el chaturanga para flojos. Cuando en realidad en yoga no hay flojos ni fuertes, sino distintas prácticas.

Para mí, las tres versiones son geniales, pero no para todos los cuerpos. El mío en especial acepta unos cuantos chaturangas, pero por lo general soy más de ashtanga namaskar. Aunque, si te soy sincera, últimamente le estoy cogiendo el gustillo a los chaturangas con las rodillas en el suelo. En mi cuerpo se sienten y se aprovechan mejor.

¿Y en el tuyo? ¿Tú qué opinas?
El debate está servido. Te leo en comentarios 👇

Om shanti shanti requeteshanti
Julia

Aprender a modificar tu práctica adaptándola a tu cuerpo es básico para evitar lesiones. De ahí que este post forme parte del gran best seller en Yoguineando: el Manual digital Cómo evitar lesiones en yoga.

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

3 claves para ganar equilibrio en yoga

Ganar equilibrio y volar sobre tu esterilla para una mayor paz mental ¿Para qué queremos equilibrarnos sobre los brazos, las piernas o miembros inverosímiles del