Todo lo que necesitas saber sobre savasana

posturas de yoga, Salud, viñeta de yoga, yoga, yoga en españa, yoga en londres

por una savasana digna YoguineandoT

Savasana suele liderar el ranking de posturas favoritas en yoga. Se trata de una postura en la que el único esfuerzo que tienes que hacer es relajarte, lo cual, a priori, suena sencillísimo, pero no siempre es así. No obstante, vivimos en un mundo en el que utilizamos los breaks para mirar el móvil, donde siempre hay alguna notificación, email o whatssap que responder. Por lo que nunca desconectamos del mundo para conectar con nosotros mismos.

Por qué savasana mola tanto
Savasana es el único momento del día en el que nos exigimos no pensar en nada más que en relajarnos progresivamente, músculo a músculo hasta llegar a un estado de paz y bienestar profundamente beneficioso. Savasana es maravillosa para calmar el sistema nervioso, regular la presión arterial, eliminar el cansancio, controlar el insomnio, entre otros. Te quedas tan a gustico como un gatete en una cesta y eso, my friend, no lo consigues ni cuando te acuestas después de correr una maratón.

Cómo se hace
Lo primero que debes de hacer es exhalar completamente por la boca para liberar toda la tensión que puedas. Después, pasa el escáner para chequear músculo a músculo cómo te encuentras y relajarlos uno a uno. Por último, una vez en ese estado de bienestar completo en el que no sabes ni dónde tienes el pie izquierdo, sólo tienes que disfrutarlo al máximo. Si algún pensamiento del mundo real viene a tu cabeza lo suyo es que lo mandes al pijo cariñosamente. No te frustres, es muy normal que esto ocurra (ya hice una viñeta sobre este menester).

¿Me puedo dormir?
En esta postura la relajación tiene que ser consciente, es decir, está prohibidísimo dormirse. ¿Por qué? Porque durante el sueño el inconsciente nos perturba al igual que cuando estamos despiertos, solo que cuando estamos conscientes sí que podemos controlar nuestros pensamientos y tenemos la capacidad de relajarnos deliberadamente. Durmiendo no, de ahí que por la noche la gente apriete la mandíbula y tenga que llevar férulas de descarga, que ayudan con el síntoma pero no solucionan el problema. Una práctica regular de savasana consciente te ayudará a controlar los puntos de tensión durante el sueño.

¿Cuánto tiempo dura?
El que tú quieras, como si te quedas 3 días. Tengo entendido que el tiempo ideal para estar en savasana es de entre 15 y 20 minutos. No obstante, recuerdo cuando empecé a practicar yoga en España, me encantaba llegar a savasana para espanzurrarme y dejarme llevar por la voz de la profesora durante 15 minutos. Sin embargo, sus clases en sí no eran muy exigentes físicamente por lo que tampoco llegaba al final de la clase muy cansada. Un día no fui capaz de relajarme en absoluto y me fui indignada, nunca volví. Cuando empecé a practicar en Londres, las clases eran físicamente matadoras y llegaba a savasana a punto de echar los higadillos y las corás. Si no me quedaba frita era de milagro. Sin embargo, el tiempo de relajación se me quedaba corto. Los profesores de yoga allí arañaban cada segundo de clase para meter asanas con calzador arrebatándonos las ganas de sobrevivir a tal proeza.  Con deciros que una vez sólo nos dejaron ¡un mísero minuto para savasana! Aún no había empezado a pasar el escáner de relajación cuando la profesora nos pidió que nos levantáramos. Ni om, ni namasté, ni leches. Todo el mundo a casa arrastrando los nudillos y el aliento.
Es verdad que esto no era lo habitual, sin embargo, lo máximo de savasana que viví en Londres fueron 5 minutos. Que sí, que tampoco está tan mal, 5 minutos buenos son. Pero el día que me daban menos me indignaba y más de una vez me quedaba un par de minutos más (sin cartel, pero bueno) mientras la gente se levantaba y se iba.

Conclusión Yoguineando
Si alguna vez encuentras que tu savasana ha sido muy corta, pídele al profesor que la alargue un poco más. El yoga no es un deporte y no se trata de sudar y ejercitar nuestro cuerpo como si fuera una máquina. La relajación es esencial, no sólo para tu descanso y bienestar, sino también para tener una mejor práctica de la meditación y, quién sabe cuándo, alcanzar algún día el samadhi o Iluminación. Pues este, que no se te olvide, es el objetivo último del yoga.

Om Shanti Shanti Requeteshanti.
Julia

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

¿Te gustaría despertarte de buen humor y alegrar tus desayunos con las tazas Yoguineando?

¡Ya puedes adquirirlas en la tienda online!

IMG_1286 ME GUSTA pequeña iluminada

newsletter YoguineandoTQuiero suscribirme

Copyright © Todos los derechos reservados

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s