4 claves para decidir si hacer esa formación en yoga

Formación de profesores, Profesores, viñeta de yoga, yoga, yoga en españa, yoga en londres

decidir YoguineandoT

En un mundo informatizado donde todos, incluso los yoguis, saben más de marketing que de yoga, son muchos los estímulos en forma de impresionantes fotografías de yoga que ofrecen formaciones la mar de atractivas. Sus precios suelen resultarnos descomunales o caros tirando a no-sé-qué-riñón-dar-si-el-derecho-o-el-izquierdo. Por eso decidir si lo hacemos o no cuesta más de un dolor de Ajna chakra.

A veces vemos anunciado en las redes que Swami Superguaynanda o Peter of the Sticks Yoga (Perico de los Palotes Yoga) viene desde tierras lejanas a nuestra ciudad a dar un taller de cómo colocar las cejas durante la meditación. Y, claro, nos parece súper interesante y necesario ya que, si quieres sobrevivir en el cada vez más competitivo mundo del yoga, tienes que especializarte. Y como aún no hay ningún yogi especializado en cejas en España, habrá que hacer ese taller y convertirse en experto para luego forrarse. Ya te ves disfrutando de tus clases, con dinero en los bolsillos y tus alumnos con sus cejas bien coladas en la esterilla. Pero, ¿realmente es necesario? ¿son mejores estos profesores que los que llevan años practicando y enseñando y cuyo plan de marketing ha sido dejar que el boca a oreja hable por ellos?

Dejando esas últimas cuestiones para otro post, vamos a ver ahora mis claves para aprender a tomar una decisión sana y razonada a la hora de elegir formaciones:

1) Comprueba que puedes pagar a tocateja. Lo primero que necesitas es asegurarte de que dispones de líquido para pagarte la formación. Si tienes que endeudarte para ver a Peter of the Sticks, anula. Las deudas nos roban tranquilidad y solo añaden más alboroto mental al que ya tenemos. Si dispones de poco dinero, valora entonces el resto de puntos enumerados más abajo. Y si te sobra, ¿para qué estás leyendo este post?

2) Pregúntate si verdad necesitas formarte en ese tema urgentemente. Repasa la formación que  ya tienes y haz una lista de asuntos que hacen que tu enseñanza y práctica se te quede coja. A veces pensamos que tenemos que hacer sí o sí una formación porque el profesor nos gusta pero en realidad no urge tanto aprender de anatomía como de ajustes, de secuencias, o de filosofía. Pregúntate:  “¿sobre qué tema estoy más verde?” Y prioriza.

3) Asegúrate de que ese profesor sabe realmente del tema. Hay profesores de yoga que son más celebrities que profes  y realmente saben más de posar que de enseñar. Otros simplemente son expertos en asanas porque genéticamente han nacido para realizar esas posturas pero no entienden la técnica. Otros se la saben pero no la quieren compartir abiertamente. Intenta hacer una clase normal con ellos antes (preferiblemente presencial ya que en el mundo online todos somos más listos, más guapos y menos espontáneos), te saldrá más barato y te dará una idea del valor que te va a aportar. Comprueba que saben explicar más que demostrar, que comparten sus conocimientos y la técnica, que puedes aplicar sus enseñanzas y que realmente puedes sacar provecho de ello.

4) Estudia otras oportunidades de probar ese profesor a corto plazo y sopesa. Si realmente sabes que es bueno y te interesa, pero de verdad estás fatal de dinero y no quieres endeudarte, pregúntate cuándo será la próxima vez que tendrás la oportunidad de aprender de él y en qué condiciones. Si Peter of the Sticks se acerca ya a los 113 años quizá es mejor endeudarse y hacer su taller antes de que perezca y sea demasiado tarde. O si aún es joven pero no suele viajar o dar talleres en tu zona y tú tampoco te puedes permitir moverte, igual también merece hacer cálculos y pedir un favor. Pero si lo tienes capuzado en tu ciudad como mínimo cada año, no seas María Ansias y ahorra primero. Aprovecharás más esa formación si tienes la mente en calma.

¿Se te ocurre alguna más? Anímate a dejarme un comentario más abajo 🙂

¿Te ha gustado el post?

¡Comparte o deja un comentario más abajo!

¿Te gustaría despertarte de buen humor y alegrar tus desayunos con las tazas Yoguineando?

¡Ya puedes adquirirlas en la tienda online!

IMG_1286 ME GUSTA pequeña iluminada

newsletter YoguineandoTQuiero suscribirme

Copyright © Todos los derechos reservados

 

2 comentarios en “4 claves para decidir si hacer esa formación en yoga

  1. Me he reído mucho con este post, me has descrito a mi jajjaaa. Y justo esta semana pensando en una formación que quería hacer, he decidido esperar y seguir aprendiendo de las sesiones a las que puedo ir a practicar o de mis propias practicas. Aunque, me puedes recomendar algún libro para entender más y mejor la filosofía del yoga?

    Gracias!

    Me gusta

    1. ¡Hola Opal!
      Gracias por tu comentario, me alegro muchísimo de que te haya servido para decidirte 🙂
      En español te recomendaría: La luz del yoga de B.K.S. Iyengar, Editorial Kairós, 2014. Pero hay mucha más información (y de la buena) en inglés:
      Hatha yoga pradipika de Swami Muktibodhananda, Yoga Publications Trust, 2012.
      Sun power yoga shala de Anne Marie Newland, Sun Power Publishing, 2015.
      Empieza con esos a ver si te ayuda a entender la filosofía del yoga. De todas formas, es un tema tan complejo que suele costar años tener claros los conceptos.
      ¡Un saludo y gracias por comentar aquí !:)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s