Om y el miedo a la espiritualidad

Salud, viñeta de yoga, yoga

Cantar om YoguineandoT

El om es el mantra más popular entre los yoguis. Se trata de la vibración más básica atribuida al universo. El canto de este mantra tiene un gran poder curativo tanto a nivel físico (acalla la mente y calma el sistema nervioso) como espiritual (genera sensación de conexión con todos los seres vivos). Sin embargo, encontramos que en nuestra sociedad de Occidente el om se encuentra muchas veces relegado a esa (de momento) minoría yogui que practica un yoga más espiritual.

Cuando invitas a entonar este mantra al inicio o al final de una clase de yoga puedes encontrarte con distintas situaciones. He asistido a clases en las que, cuando el profesor con gran entusiasmo y esperanza nos animaba a exhalar un om pausado y relajante, se podía sentir la tensión contenida de la gente, por lo que al final la voz del profesor era la única en escucharse en toda la sala, cerrando la sesión con una palpable energía de desconexión entre los asistentes.En otras, algún practicante más osado (o más considerado) se animaba a pronunciar un tímido om un tanto quebrado con el inevitable carraspeo rompiendo así la magia del momento. Pero en otras, al om del profesor le seguían una sucesión de desatinados oms cada cual más desafinado que convertía la clase de yoga en un atajo de mulas quejicosas haciendo de esta experiencia algo más cómico que místico. Pero han sido más numerosas las clases a las que he asistido donde todos juntos cantábamos el mantra y además, lo entonábamos perfectamente como por arte de magia y acabábamos como levitando sobre la esterilla con los pelos como escarpias.

No obstante, la primera vez  que oyes a la gente a tu alrededor cantar mantras piensas que en qué secta te has metido. Luego te sientes en la obligación de unirte por respeto, y lo haces tímidamente pero sin intención sintiendo únicamente un profundo sentido del ridículo. Cuando compruebas que nadie está ahí para escucharte, le pones más ganas. Y entonces el sentimiento de comunidad aparece, para luego volverse algo más individual y se convierte en una oportunidad para echar una rápida mirada al interior. Entonces descubres uno de los momentos más mágicos de la práctica del yoga: el poder recorrer con tu voz y tu respiración todos los rincones de tu cuerpo, notar cómo utilizas tu energía para resonar en tu propio “recipiente”.  Se siente realmente como un acto de sanación interna. Encontrarte acompañado de gente, todos unidos por el yoga, y pronunciar un mantra tan simple pero poderoso resulta en principio un primer paso hacia la espiritualidad un tanto incómodo, pero definitivamente revelador y gratificante.

La espiritualidad en Occidente suele generar sentimientos de miedo y rechazo. Es nuestro deber como profesores de yoga acercarla amablemente a nuestros estudiantes y comprobar si están en el momento adecuado de recibirla. Sin forzar. En mi caso, comencé en el yoga con una decidida mirada escéptica hacia la espiritualidad. Por supuesto, cantar oms en clase no te convierte instantáneamente en un swami o en un maestro espiritual, pero darle una oportunidad a este acto en grupo me abrió la puerta hacia una espiritualidad más cercana, más amable, menos siniestra. Cambié el rechazo por la curiosidad, comencé a probar la meditación y a indagar un poco más en este mundillo inmensamente grande y abrumador.

Para mí no hay nada más gratificante que cantar OM con toda la clase al final de la sesión, sonemos como mulas o como un coro de iglesia, eso no importa. Pero no os voy a engañar, sigo siendo reticente a cantar otros mantras más largos y complicados en sánscrito sin conocer su significado. Pero he aceptado que esta sensación forma parte de mi formación como estudiante y profesora y que tengo que empaparme de ciertos conceptos, emociones y experiencias antes de capuzarme en otros. Mi yoga tiene etapas y evoluciona, por eso me gusta decir que me paso la vida yoguineando.

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

¿Te gustaría adquirir productos Yoguineando?

Próximamente abrirá la tienda online. Si quieres ser el primero en enterarte, en recibir ofertas y las nuevas viñetas y posts de Yoguineando, suscríbete a la newsletter.

DSC_4843

Quiero suscribirme

También puedes seguirnos en Instagram, Pinterest, Facebook, Twitter o YouTube.

Copyright © Todos los derechos reservados

Anuncios

Un comentario en “Om y el miedo a la espiritualidad

  1. fíjate que yo igual, al OM le “entre” sin problemas. Después fui conociendo otros y al principio decía “pero por que cantó algo que no se que significa?, o por que le cantó a este o aquel Dios Hindú?” me sentía muy extraña. Ahora mi Spotify parece kirtan a veces 😅 creo que al final, lo importante son los sonidos y la vibración que producen y la intención con la que son cantados.
    Muy bonito artículo 💜

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s