¿Quieres ser una estrella del yoga?

estilos de yoga, Formación de profesores, Profesores, Salud, yoga en londres

yoguineando quieres ser una estrella del yoga copy

Con todo el boom de Instagram, el yoga se está volviendo un fenómeno de masas en el que la gente ya no practica yoga por amor a su cuerpo, su mente y la conexión que se produce entre ambos. Muchos buscan la fama y el reconocimiento social. Lo cual, si va asociado a la idea anterior de una práctica genuina, no tiene nada de malo teniendo en cuenta que un profesor de yoga también tiene que ganarse el pan. Los seguidores dan fama y la fama, da dinero. Pero, ¿el orden de los factores altera el producto?

Yo misma, cuando descubrí el yoga aluciné y el subidón fue tal que empecé a hacerme fotos de cada postura nueva que conseguía llevar a cabo (sin tener en cuenta la respiración, el calentamiento previo o la alineación) y las subía inmediatamente esperando likes, likes y más likes. No voy a mentir, aún lo hago. Pero el 90% de mi tiempo lo dedico a la práctica y al estudio del yoga. ¿No es más lógico aprender primero y ganar reconocimiento después? Las redes sociales pueden ser una buena forma de empezar y darse a conocer, pero considero que no hay que quedarse ahí. El yoga es una disciplina en la que uno es eternamente estudiante, así que es preferible dejarse el móvil a un lado y practicar, practicar y practicar.

En Londres he encontrado una oferta de clases de yoga tan amplia que aún después de 4 meses no me ha dado tiempo a probarlas todas. Vine creyendo que el estilo Ashtanga o Vinyasa eran mis preferidos porque me hacían sudar y cansarme, y descubrí que le Yoga Restaurativo es increíblemente beneficioso. Me quejaba de que en España son demasiado espirituales, cuando lo que pasaba es que yo necesitaba una buena dosis de diferentes estilos de yoga para opinar con propiedad.

Ya estoy mirando como loca cursos de formación de profesores de yoga pero hay tanta oferta de tan variadas características que probablemente no acabe nunca de decidirme.

Trabajo en un centro de yoga de recepcionista, para mí el trabajo ideal para estar en contacto directo con las personas que comparten la misma pasión que yo. Según iba conociendo a los profesores, les iba preguntando opinión acerca del mejor sitio para hacer mi formación. Lo primero que me preguntó la mayoría es “¿Cuánto tiempo llevas practicando?” y “¿qué estilo de yoga querrías enseñar?”, lo que me hizo dudar y preguntarme ¿realmente hace falta especializarse en uno desde el principio?

No sé si quiero enseñar, lo que quiero es aprender y, seamos sinceros, en ninguna clase, sea del estilo que sea, se puede interrumpir al profesor y preguntar “¿por qué estamos haciendo eso?” “¿Qué beneficios tiene esta postura?” o “¿Realmente lo estoy haciendo bien?”

Todos me dieron el nombre de distintas escuelas, me aconsejaron mandar emails y a partir del interés que pudiera expresar la escuela en mi solicitud sería más fácil descartarla a priori o no. Parece una tontería pero, ya lo he empezado a hacer y es sorprendente lo poco interesados que algunas escuelas están en vender y /o promover el yoga. A uno le mandé una retahíla de preguntas y me contestó “tus preguntas son extrañas, toda la información la puedes encontrar en nuestra página web”.  Era cierto pero, cómo me proporciones la información antes de inscribirme al curso dice mucho de cómo será la formación. El servicio al cliente tiene que ser tan exquisito como el trato al estudiante. Si de primeras no te intereso como cliente, no me querrás tampoco como alumno. ¿Acaso no nos inscribimos a un curso de formación para buscar respuesta a todas nuestras preguntas?

Descartado.

Solo uno, mi querido Luiz Veiga, me contestó tajantemente “No creo en los cursos de formación. Un curso de 200 horas no te va a enseñar nada que no puedas aprender tú sólo con la práctica y la guía de un buen profesor. Los textos y los materiales didácticos que se dan los puedes encontrar gratis en internet”. El suyo fue el mejor consejo: prueba todos los profesores que sean necesarios hasta que encuentres El Profesor. A partir de ahí, exprímelo como a una naranja y disfruta del camino.

Por tanto, ¿cuál es mi opinión acerca de cómo ser una estrella del yoga?

1) Aprende

2) Difunde

3) Y todo llega

“Practice and all is coming” K. Pattabhi Jois

 

Si te ha gustado este post, sígueme en Facebook.
Yoguineando

Promocionar tu página también
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s